Lunes 10 de Mayo de 2021

Hoy es Lunes 10 de Mayo de 2021 y son las 00:09 ULTIMOS TITULOS: Godoy Cruz le arruinó la fiesta a San Martín y se quedó con la victoria / Jóvenes voluntarios realizaron tareas de higiene urbana y difusión sanitaria en Florencio Varela / PabloTrapero ganó el León de Plata en Venecia / San Lorenzo defiende la punta en el clásico ante Huracán con todo el Ducó en contra / Scioli respaldó la continuidad de Fútbol para Todos y se diferenció de los dirigentes de Cambiemos / Independiente se dio el gran gusto y goleó a Racing ante su gente / Olimpo recibe a Sarmiento en Bahía Blanca / Atrapamiento y recuperación del alma / Messi marcó el gol del triunfo ante el Atlético de Madrid / El desmesurado universo de la literatura fantástica / Castro: "La victoria de Corbyn expresa el rechazo a las políticas de austeridad que afectan a los que menos tienen" / Sin escapatoria en la frontera sur de Hungría / Francisco criticó el sistema actual "que desplazó al hombre del centro y puso al dinero" / El jefe del ELN ratificó la disposición a negociar pero advierte sobre la reedición de una "coordinadora guerrillera" / Recordarán en Entre Ríos al milagrero Lázaro Blanco, a 129 años de su muerte / Argentinos recuperó la sonrisa y le ganó a Nueva Chicago de visitante / Nostalgia de las relaciones carnales / Scioli convocó a "ir hacia adelante a partir del 25 de octubre y no para atrás" / Macri prometió "universalizar un ingreso ciudadano" y fijó como meta el "hambre 0" / Ahora 12 superó los 30.000 millones de pesos en ventas /

DUELO

12 de abril de 2021

Mi amistad con Mauro Viale

Por Dr. Edgardo Miller.- “Gracias, muchas gracias por tenerme siempre en cuenta”
Santiago de Chile, diciembre de 1989, final de la dictadura de Augusto Pinochet, allí se vivía un clima de mucha tensión, se iban a celebrar las primeras elecciones democráticas después de 16 años de un sangriento gobierno militar.

Por Dr. Edgardo Miller

Mi amistad con Mauro Viale

 “Gracias, muchas gracias por tenerme siempre en cuenta”

Santiago de Chile, diciembre de 1989, final de la dictadura de Augusto Pinochet, allí  se vivía un clima de mucha tensión, se iban a celebrar las primeras elecciones democráticas después de 16 años de un sangriento gobierno militar.  Viajé junto a Carlos Prina, en representación de LR3 Radio Belgrano, fuimos con la ayuda de pasajes oficiales –obvio en ómnibus- y con el dinero que el interventor de la radio Horacio Frega nos dio para sufragar los gastos de la estadía en territorio trasandino.

Conocía perfectamente Santiago, había estado en cuatro oportunidades en la capital de Chile. Sin embargo el trajin y los nervios de la cobertura nos hicieron olvidar de las acreditaciones. En medio de muchos colegas periodistas, Mauro Viale me pregunta  ¿Te acreditaste?, mi respuesta fue un  no rotundo, él nos guio hasta el centro de prensa del Gobierno y pudimos cumplir con la acreditación. Fue un gesto que me sorprendió mucho, Mauro ya era un periodista con mucho prestigio y fama. Ahí nació mi amistad con él.

Con el tiempo y con la privatización de LR3 Radio Belgrano, fue Jefe de Noticias, ya me conocía, pero me puso a prueba, en primer término me dijo, “aquel que anda con un papel y un lapíz en la mano, es un vago, no trabaja”. Yo estaba acreditado en el Palacio de Tribunales,  me pidió fue que consiguiera información exclusiva.

El Juez Prack, me dio fotocopias de la “Causa Roemmers  c/ García Dauro”. Se ventilaba en la justicia la pelea de dos ex amantes, el expediente estaba lleno de relatos muy atractivos para la opinión publica. Mauro le supo sacar el jugo convenientemente.

Al poco tiempo la Fundación el Libro  consagra la mía como “Mejor Cobertura de la “Feria del Libro”. Fue Mauro quien ordenó la producción de un avance, grabado por Claudio Orellano, dando cuenta que el mío era el primer premio en la era Romay, de la ahora re-bautizada LR3 Radio Libertad.

El camino profesional nos junto muchas veces, en ATC –Canal 7- hoy la TV Pública, como invitado en infinitas ocasiones a su show periodístico. También el América TV allá por el año 2000, y años después en el mismo canal, de un día para el otro me convirtió en panelista de Mauro La Pura Verdad. Fueron intensas jornadas de 4 horas ininterrumpidas de periodismo puro. Tuvimos tiempo de repasar al aire muchas historias que vivimos juntos, de analizar el periodismo actual, de hablar de nuestras familias.

Una noche, me llama Florencia, su productora para decirme que Mauro me necesitaba haciendo móvil de exteriores en la famosa “Causa de los Cuadernos”, me devolvió a una de las tareas que mas amé en mi trayectoria periodística, la de “Movilero”. Junto a la cámara de Adrián Farías salimos a armar informes como en la mejor época de Nuevediario.

Mauro Viale, desde aquel día de diciembre de 1989, jamás dejó de tenerme en cuenta, él y “Chiche Gelblung”, me devolvieron a los primeros planos de la televisión nacional.

Mauro fue, por sobre todo, un gran creador-productor y conductor periodístico. Sus poros respiraban noticias. Además un tipo noble, allá en 1996, Fabián Tablado asesinó a su novia Carolina Aló de 113 puñaladas, merced a la gestión de mi querido amigo el Dr. Omar Breglia Arias, conseguí antes que nadie ,una nota exclusiva con el victimario, aún antes que declare ante el Juez Makintach. La nota fue tapa de diario de la mayoría de los periódicos de todo el país, Mauro llamo mi productor , el Dr. Adrián Amenábar para hacerme llegar las felicitaciones del caso.

El domingo a la noche, mientras se jugaba al fútbol por la Liga Profesional, Mauro perdió la vida, por una extraña combinación de COVID y una Trombosis letal.

Se fue un hombre muy valioso para los medios de comunicación, él pertenecía a la “vieja guardia periodística”, la que tenía códigos y sabía de que trabajaba. Él deja un vació difícil de llenar, deja una huella imborrable en el periodismo. Fue un apasionado de su profesión y vivió para ella. En esta despedida Mauro te quiero decir gracias, muchas gracias por siempre tenerme en cuenta.

 

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!