Miércoles 8 de Diciembre de 2021

Hoy es Miércoles 8 de Diciembre de 2021 y son las 00:12 ULTIMOS TITULOS:

SALUD

22 de mayo de 2020

Coronavirus: crece la cantidad de casos en villas pero la mortalidad es baja respecto del resto de la Ciudad

(AGP).- Hasta este viernes se detectaron 1.877 contagiados en barrios vulnerables. Son el 36% de toda Capital. Sin embargo, la tasa de letalidad es del 0,9%, contra un 3,23% en el resto del territorio porteño.

El 36% de los casos de coronavirus de la Ciudad se concentran en las villas y asentamientos. Sin embargo, los datos oficiales también señalan que allí la tasa de letalidad es del 0,9%; un 2,32% más baja que la de toda Capital, en donde llega al 3,23%. Según los especialistas, esto se debe a que en los barrios vulnerables hay una búsqueda activa de contagiados, lo que permite una detección temprana de la enfermedad, y a que sus habitantes son más jóvenes en promedio.

Los gobiernos de Ciudad y Nación continúan con estos operativos "puerta a puerta" en los barrios vulnerables para encontrar casos positivos de coronavirus antes de que se multipliquen los contagios. Desde este sábado, esta política sanitaria se expande a Ciudad Oculta y, el martes, al barrio Papa Francisco. Ambas villas, conocidas con los números 15 y 20, están ubicadas en Lugano. Son algo menos populosas que la 31, la 1.11.14 y la 21.24, en donde se concentra casi el 50% de la población que vive en villas.

Hasta este viernes, el Gobierno porteño confirmó 1.877 casos de Covid-19 en los barrios vulnerables porteños, cuando en toda la Ciudad se contabilizaron 5.200. La villa más afectada es la 31, con 1.225 casos y 4 muertos. A continuación se encuentra el Barrio Padre Ricciardelli (1-11-14), con otros 528 y 13 fallecidos. Los otros casos se reparten en las villas 21-24-NHT Zavaleta (75), la 20 (18), Ciudad Oculta (13), Cildañez (5), Rodrigo Bueno (3), Ramón Carrillo (3), Los Piletones (3), Fátima (2), Inta (1) y El Triángulo (1).

En la conferencia de prensa que ofreció este viernes, el ministro de Salud porteño, Fernán Quiros, explicó: "La búsqueda activa y el hisopado de personas con síntomas, o de convivientes muy hacinados de los enfermos, nos ha permitido diagnosticar una cantidad importante de personas".

Esa cantidad de personas que indica el ministro pasa a engrosar las estadísticas de contagiados pero, al mismo tiempo, se trata de enfermos asistidos tempranamente por el sistema de salud. Y esta es una de las razones por las que, aunque la cantidad de casos positivos detectados es mayor en los barrios vulnerables, mueren menos pacientes por Covid-19.

En diálogo con Clarín, el médico infectólogo Pedro Cahn, dio su punto de vista: "Con los testeos puerta a puerta se accede a un diagnóstico temprano, lo que mejora la atención y el tratamiento que se pueda llevar a cabo con ese paciente. Esto explica una parte de las estadísticas de mortalidad. Otra explicación tiene que ver con la edad promedio de la gente que vive en villas y asentamientos. Al vivir en pésimas condiciones, la expectativa de vida es inferior. Hay mucha más gente joven en estos barrios. Los jóvenes son los más afectados pero al mismo tiempo, los que mejor transitan la enfermedad". 

Para implementar los testeos, Nación y Ciudad desarrollaron el programa Detectar: llegan hasta las viviendas de las personas que tuvieron contacto estrecho con quienes ya se encuentran diagnosticados y realizan los hisopados o test PCR. También testean a quienes tienen al menos dos síntomas relacionados con la enfermedad: tos, fiebre, alteración del gusto y del olfato, dolor de garganta, entre otros.

Para ubicar a las personas a las que hay que hacerles el test se está realizando una campaña fuerte de difusión adentro de los barrios. La idea es que los vecinos se acerquen espontáneamente a los centros de salud. por ejemplo, en la Villa 31 hay tres CeSAC. Pero las autoridades también trabajan en el territorio con los delegados de manzanas y con las organizaciones sociales. Muchas de estas últimas llevan años en sus barrios y con su ayuda es más sencillo llegar hasta las puertas de los vecinos.

En villas como la 1.11.14, en donde el Estado estuvo ausente hasta hace sólo un par de años, en el primer día del programa Detectar apenas se logró testear a una decena de personas.

Por otra parte, los gobiernos porteño y nacional planean montar en las inmediaciones de la Villa 31 un pabellón para atender a los vecinos. Esta idea surgió de la última reunión que mantuvieron el presidente Alberto Fernández y el jefe de Gobierno de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta. Se va a usar el predio de la terminal de cruceros Benito Quinquela Martín, ubicada muy cerca de la villa, donde montarán espacios para realizar testeos y también un sitio de aislamiento. También se utilizará un hospital modular móvil que pertenece al Ministerio de Defensa de la Nación.

"Los trabajos para adaptar la terminal y para equiparla comienzan en estos días. Para los vecinos del barrio es una opción cercana y cómoda. En el mismo lugar se podrán realizar los testeos y si fuera necesario aislar a alguien, se adaptará un área para esta situación", explicaron desde el Ejecutivo nacional. 

"Puede ser una estrategia interesante, me parece un camino correcto -opinó Pedro Cahn-. No es conveniente trasladar a los vecinos, es necesario que la situación se resuelva en los barrios, por esto también estoy de acuerdo con que se monten Unidades Febriles de Urgencia (UFU). Pero estas acciones tienen que hacerse ya, son imprescindibles. Hay que acercar la solución a estos barrios".

Para el infectólogo, que integra el equipo de médicos consultados por el presidente Alberto Fernández, esta pandemia puede ser una oportunidad para que muchos vecinos de la "ciudad formal" miren por primera vez "cómo viven las personas que trabajan en el servicio doméstico, que son policías, obreros de la construcción, que cuidan ancianos".

Una de las soluciones creadas por el Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat para estos barrios fue organizar junto a parroquias y clubes 28 "centros de resguardo" para adultos mayores. Estos sitios cuentan con camas, baños, televisión, talleres y asistencia médica. La idea es que las personas de más de 70 que viven en villas y asentamientos se muden para pasar la cuarentena en mejores condiciones habitacionales. Sin embargo, el recurso no está siendo utilizado por los vecinos. Según el ministerio, por el momento sólo cuatro de estos centros se pusieron en funcionamiento (dos en la 21.24 y dos en Ciudad Oculta), con 8 adultos mayores.

*Fuente Clarín

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!