21 de diciembre de 2019

Ley de emergencia económica: podrán revisar las condiciones de créditos hipotecarios UVA y planes de ahorro

(AGP).- Lo estableció la norma aprobada por el Senado. El Banco Central deberá contemplar el impacto social y económico de este tipo de créditos.

La ley de emergencia que se aprobó en el Senado le da al Banco Central atribuciones para introducir modificaciones en las condiciones en que fueron otorgados créditos hipotecarios bajo la modalidad UVA y los planes de ahorro para compras de vehículos.

 

Es decir que se pondrán a revisión aquellos préstamos para la vivienda en los que las cuotas y la deuda se ajusta a la par de la inflación (UVA) y los planes donde la cuota varía a la par del precio de lista del vehículo sobre el que se armó el plan de ahorro.

El artículo 60 de la ley dice: “El Banco Central de la República Argentina realizará una evaluación sobre el desempeño y las consecuencias del sistema de préstamos UVA para la adquisición de viviendas y los sistemas de planes de ahorro para la adquisición de vehículos automotor, sus consecuencias sociales y económicas, y estudiará mecanismos para mitigar sus efectos negativos atendiendo al criterio del esfuerzo compartido entre acreedor y deudor”.

Las quejas sobre los hipotecarios UVA se enfocaron en que dada la fuerte pérdida de poder adquisitivo que sufrieron los salarios a partir de abril de 2018, el peso de cada cuota empezó a pesar más en relación al ingreso de las familias.

De todas maneras, las cifras objetivas relativizan el sensación de “crisis generalizada”.

Los informes periódicos del Banco Central señalan que la morosidad en el segmento de créditos hipotecarios UVA llega hoy al 0,46% de la cartera. Esto es, menos de 500 créditos sobre unos 110.000 hipotecarios UVA.

Dado el desfasaje entre la inflación y la suba promedio de salarios, se estima que la relación cuota-ingreso saltó en dos años del 25% al 29%. Es decir que si al tomar un préstamo una familia destinaba el 25% de sus ingresos a pagar la cuota, hoy estaría destinando 4 puntos porcentuales más.

Con todo, este año el Gobierno estableció un seguro ─a cargo del Estado─ que cubría una parte de la cuota. Y en septiembre directamente congeló las cuotas. En campaña, Macri había anunciado que adoptaría el índice de salarios como referencia para ajustar las cuotas.

La modalidad UVA se extendió a los créditos personales para compras de automotores. Se supone que también entrarían en la revisión que deberá realizar el Banco Central.

Lo de los planes de ahorro es un caso particular. Existen hace medio siglo y siempre la cuota de los planes reflejaba el precio de lista de cada momento del vehículo sobre el cual se arma el plan. De ahí que cada vez que sube el precio de lista de dicho vehículo, el aumento se refleja en la cuota.

El problema adicional a la inflación es que en los planes siempre se toma como referencia el precio “lleno” de lista del automóvil, que desde ya no tiene los descuentos o las promociones que se ofrecen a quien quiere comprar su auto con todo el dinero (ya sea con sus ahorros o con un préstamo). Entonces lo que suele suceder es que los planes de ahorro terminan siendo la opción más cara.

La Justicia se está involucrando en este tema. El mes pasado se conoció un fallo de un tribunal de Santa Fe, que retrotrajo a los valores de abril de 2018 la cuota de un plan de autoahorro de un usuario rosarino.

El juzgado de Primera Instancia en lo Civil y Comercial de la Cuarta Nominación de Rosario también resolvió "suspender ejecuciones o el secuestro prendario hasta tanto recaiga sentencia firme".

Hoy los planes de ahorro representan el 20% de los patentamientos totales. Un año atrás, casi uno de cada tres unidades se vendía por un plan de ahorro.

  •  

COMPARTIR:

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »