Martes 14 de Julio de 2020

Hoy es Martes 14 de Julio de 2020 y son las 23:08 ULTIMOS TITULOS: Godoy Cruz le arruinó la fiesta a San Martín y se quedó con la victoria / Jóvenes voluntarios realizaron tareas de higiene urbana y difusión sanitaria en Florencio Varela / PabloTrapero ganó el León de Plata en Venecia / San Lorenzo defiende la punta en el clásico ante Huracán con todo el Ducó en contra / Scioli respaldó la continuidad de Fútbol para Todos y se diferenció de los dirigentes de Cambiemos / Independiente se dio el gran gusto y goleó a Racing ante su gente / Olimpo recibe a Sarmiento en Bahía Blanca / Atrapamiento y recuperación del alma / Messi marcó el gol del triunfo ante el Atlético de Madrid / El desmesurado universo de la literatura fantástica / Castro: "La victoria de Corbyn expresa el rechazo a las políticas de austeridad que afectan a los que menos tienen" / Sin escapatoria en la frontera sur de Hungría / Francisco criticó el sistema actual "que desplazó al hombre del centro y puso al dinero" / El jefe del ELN ratificó la disposición a negociar pero advierte sobre la reedición de una "coordinadora guerrillera" / Recordarán en Entre Ríos al milagrero Lázaro Blanco, a 129 años de su muerte / Argentinos recuperó la sonrisa y le ganó a Nueva Chicago de visitante / Nostalgia de las relaciones carnales / Scioli convocó a "ir hacia adelante a partir del 25 de octubre y no para atrás" / Macri prometió "universalizar un ingreso ciudadano" y fijó como meta el "hambre 0" / Ahora 12 superó los 30.000 millones de pesos en ventas /

  • 1.9º
  • Despejado

1.9°

EL CLIMA

INTERNACIONALES

13 de noviembre de 2016

Silencio, lágrimas y emoción, en el primer aniversario de los atentados yihadistas en París

(AGP).-Homenaje a las víctimas. El presidente François Hollande y la alcalde de París, Anne Hidalgo, recorrieron cada uno de los lugares atacados.

Un silencio intenso, conmovedor, lleno de lagrimas fue el homenaje de Francia a los 190 muertos en los atentados terroristas yihadistas coordinados por el ISIS, que un año atrás conmovieron a París un inusualmente primaveral sábado por la noche. “Lo mejor, probablemente, porque ya está todo dicho”, dijo Aurelien, que perdió a su amigo Mathieu en el Bataclan, el símbolo de esta masacre atroz, que volvió a resucitar el sábado nuevamente como una sala de espectáculos, con Sting cantando “Fragile”. Para que la vida siga y la memoria no se pierda. En las ventanas de los edificios de París, al caer la luz del domingo, comenzaron a aparecer velas para recordar a cada una y a todas las víctimas.

En un día frío, lluvioso, muy diferente al 13 de noviembre de 2015 que convirtió en mártires del odio a los que disfrutaban en el estadio de Francia, el Bataclan, Le Carillón, La Petit Cambodge, La Belle Epoque, La Bonne Bière, la Casa Nostra, el presidente François Hollande y la alcalde de París, Anne Hidalgo, recorrieron cada uno de esos lugares y terrazas para descubrir placas con los nombres de los caídos. Comenzaron por el estadio de France celebrando a un héroe: Manuel Días, el portugués que no dejó entrar a uno de los terroristas al estadio porque no tenía entrada y murió, al detonarse uno de los comandos frente a él. Sólo su hijo habló: “Larga vida a la tolerancia, larga vida a la inteligencia, larga vida a Francia”, pidió. Para él, “la solución es la educación”. Una placa, una corona de flores presidencial y una canción, un pedido de la familia. “Mi padre es la prueba encarnada de que la integración es posible y necesaria”, dijo Michael, en memoria de su papá, la primera víctima de esta barbarie.

El presidente Hollande permaneció mudo, solemne, junto al primer ministro Manuel Valls. No quería ser acusado de obtener ninguna ganancia política en este día de duelo nacional y cuando la campaña electoral por la presidencia está en marcha. Si los terroristas hubiesen tenido éxito en el estadio de Francia, nadie sabe dónde estaría Hollande, que presenciaba el partido entre su país con Alemania y fue evacuado tras la segunda explosión.

Nueve y 39 de la mañana. El turno para Le Carillón y Le Petit Cambodge, dos bares emblemáticos del París 11. Esa ruta de la masacre fue seguida paso a paso por las autoridades. Luego, el Comptoir Voltaire, donde milagrosamente no hubo víctimas. Brahim Abdeslam, uno de los terroristas del comando, se detonó en solitario. Las autoridades se trasladan a La Belle Equipe, en la rue de Charonne. Veintiún personas cayeron y en la placa de mármol se puede leer su nombres:todas las nacionalidades, religiones, continentes.

Y después, el Bataclan. Allí fue la ceremonia simbólica, que reunió autoridades, embajadores, familiares de las víctimas, en el más profundo silencio. Los vecinos del boulevard Voltaire no podían acercarse a las ventanas. Francotiradores en los techos. Seguridad máxima ante la presencia de Hollande, su primer ministro, el ministro del Interior, las máximas autoridades. Hollande y la alcalde Hidalgo revelaron dos placas. Una sobre el muro “en memoria de las víctimas de los atentados del 13 de noviembre del 2015” y la otra, más grande, con los 90 nombres de las víctimas, en el jardín frente al Bataclan. Fue allí donde Jes Hugues, el cantor de Eagles of Death metal, la banda que estaba tocando en el Bataclan cuando se iniciaron los ataques, depositó su corona de flores.

El Bataclan es la imagen de la resurrección. Un comando suicida asesinó a 90 personas cuando estaba en marcha el concierto de Eagles of Death Metal, con 1.500 personas en su interior. Representaba lo que los terroristas salafistas querían matar en París: la diversidad, la tolerancia, la música, la libertad. Un año después, como tras la Primera y Segunda Guerra mundial, el Bataclan está dispuesto a ser nuevamente lo que fue: una sala de espectáculos. Lo rehicieron idéntico. El cantante británico Sting reinauguró la sala en un concierto a beneficio de las víctimas, el sábado a la noche y con un minuto de silencio. En un francés casi perfecto, Sting dijo en pocas palabras: “Esta noche, nosotros debemos conciliar dos misiones. Acordarnos de aquellos que han perdido la vida en el ataque, después celebrar la vida, la música, en este lugar histórico”. Lo acompañaba un músico musulmán, el libanés Ibrahim Maalouf. En la sala estaban las familias de las víctimas, las que habían querido ir, algunos sobrevivientes, muchos con estrés pos traumático.

En este concierto de apertura hubo dos ausentes: a los dos miembros del grupo Death Metal no se les permitió la entrada luego de que sugirieran, en una entrevista, que el ataque se había organizado desde el interior y sospecharan de los guardias de la sala.“Ellos vinieron. Yo los eché. Hay cosas que no se perdonan”, declaró Jules Frutos, uno de los dueños de el Bataclan. Globos de colores lanzados en nombre de las víctimas, 7.000 linternas iluminadas sobre el Canal Saint Martin, velitas en las ventanas. París no olvida a sus muertos, pero no es la misma. Los atentados terroristas cambiaron a París y a Francia toda. Aún en la resistencia a no modificar los simples gestos de la vida, en ese acto de coraje que es sentarse en una terraza, los hábitos han cambiado. Las patrullas militares caminan París con sus fusiles de asalto. El metro se evacua por paquetes sospechosos. El país sigue en estado de urgencia. El turismo ha caído un 37% porque la gente teme venir. Una “generación Vigipirate”, como se llama el plan que quiere dar seguridad a una Francia en “alerta atentado”, ha nacido y tiene dificultades para dormir, ansiedad, miedo a un futuro incierto. Algunos cedieron al miedo, al racismo y la islamofobia. Otros sienten que hay extender una mano a los otros, reconciliarse.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »