Lunes 28 de Noviembre de 2022

Hoy es Lunes 28 de Noviembre de 2022 y son las 05:45 - La producción automotriz retrocedió casi 10% en mayo / La recaudación de impuestos subió 23% interanual en mayo / Cristiano Rattazzi: "No se puede dejar atrasar el dólar" /

POLICIALES

9 de mayo de 2015

REBAGLIATI:

(AGP).-El negociador de la banda que mantuvo cautivo al empresario amenazó con estas palabras a su familia. Pedía "dos palos verdes" para liberarlo. Una pericia probó que es el mismo secuestrador que actuó en un hecho anterior.

Los secuestradores de Daniel Rebagliati (53), el empresario que pasó 8 días cautivo hasta que se pagaron 1.800.000 pesos de rescate, llegaron a amenazar con mutilarlo. "¿Querés una prueba de vida? Te voy a mandar los dedos", fue el mensaje que hizo llegar el negociador de la banda a la familia de la víctima durante uno de los momentos más tensos de las tratativas que llevaron a su liberación, ocurrida en la madrugada del miércoles.

El detalle no solo muestra el mal momento que debió sufrir la familia Rebagliati. También suma un dato que muestra en esta organización un modus operandi igual al que usaron las bandas que en 2003 y 2007 protagonizaron un boom de secuestros en el Conurbano. Por eso no se descarta que detrás estén las mismas personas.

Si ya era llamativo que el rescate de Rebagliati se pagara arrojando el dinero desde un tren (método por excelencia de las bandas de principios de los 2000), la amenaza de cortarle los dedos remite directamente a dos casos emblemáticos ocurridos en 2003: el secuestro de Mirta Fernández (hija de un capitalista del juego clandestino, estuvo 21 días cautiva) y el de Pablo Belluscio (un estudiante que fue liberado tras 43 días de negociación). Ambos sufrieron mutilaciones y sus familiares recibieron sus falanges durante las tratativas.

Rebagliati fue capturado el martes de la semana pasada. Ese día salió de su casa de Villa Devoto para ir a la empresa familiar (CINTRA, dedicada a la limpieza ambiental), que queda en Martín Coronado, partido de Tres de Febrero.

A unas 20 cuadras de la sede de la compañía -una de las que están a cargo de la limpieza de la superficie del Riachuelo-, alrededor de seis hombres en dos autos le cortaron el paso. Lo amenazaron con armas largas y lo obligaron a bajar de la Ford Ranger blanca en la que iba.

De acuerdo al relato que haría luego la víctima ante el fiscal Paul Starc, el operativo fue muy rápido y él no logró ver la cara de sus captores. Además, enseguida le colocaron una capucha en la cabeza.

El empresario estuvo cautivo en dos lugares diferentes, pero aseguró que "nunca" vio a nadie porque lo tenían todo el tiempo encapuchado. "Para sacarle información sobre su familia, los primeros días le dieron un par de descargas con una pistola eléctrica", contó a Clarín una fuente del caso. "Fueron leves, no le dejaron marcas en el cuerpo, pero obviamente fue un momento terrible", agregó.

En esos primeros días, a Rebagliati también lo intimidaron con armas. "A veces me amenazaban y me ponían un arma en la cabeza", recordó ante la Justicia.

Hubo al menos 20 llamados extorsivos. "El negociador de la banda siempre fue el mismo", explicó un vocero de la causa. Del otro lado lo atendía "Claudio", quien se presentaba ante el delincuente como hermano del empresario. Pero éste no le creía -sospechaba que era un policía- y pedía hablar con otro familiar. Nunca lo logró.

El secuestrador que llevaba las tratativas era una experto. "Tenemos cotejado científicamente con una pericia que actuó en al menos otro secuestro", indicó un vocero. "En ese caso la víctima fue el dueño de una compañía similar a la de la familia Rebagliati, por lo que sospechamos que hubo un entregador vinculado al rubro", agregó.

Al principio, el negociador exigía 2 millones de dólares de rescate. "Repetía: ‘Queremos 2 palos verdes. Vendé la empresa, embargá la empresa'. Conocía sus movimientos de dinero. En un momento se dio cuenta de que actuaba la Policía y le dijo a ‘Claudio': ‘Estás haciendo las cosas mal'. Y cortó", contó una fuente vinculada a la causa.

Tras un simulacro realizado el lunes, el pago del rescate se concretó este martes, cuando el hermano del empresario arrojó el dinero desde un tren. En la madrugada del miércoles lo liberaron. "Estamos cerca de detener a la banda. Tenemos autos y teléfonos identificados. Creemos que hay un ex policía", concluyeron los voceros.

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!