Lunes 3 de Octubre de 2022

Hoy es Lunes 3 de Octubre de 2022 y son las 07:41 - La producción automotriz retrocedió casi 10% en mayo / La recaudación de impuestos subió 23% interanual en mayo / Cristiano Rattazzi: "No se puede dejar atrasar el dólar" /

SOCIEDAD

12 de diciembre de 2013

Masiva protesta y bronca en Tucumán contra Alperovich

Una multitud se convocó anoche en la plaza principal. Reclamaron seguridad y pidieron la renuncia del gobernador.

Tras los dos días de violencia y zozobra vividos esta semana por la capital tucumana a raíz del paro policial y los saqueos a que dio lugar,miles de tucumanos –15.000 según La Gaceta– se congregaron anoche en la plaza principal, frente a la Casa de Gobierno, para reclamar seguridad y repudiar a las autoridades locales.

La convocatoria se había hecho principalmente por la redes sociales y sin una consigna clara. Quienes respondieron a ella lo hicieron por diversos motivos, que en muchos casos fueron explicitados en pancartas y cánticos. Hubo desde quienes pedían “Paz” y “Hagamos el amor y no la guerra” hasta quienes acusaban a la “policía golpista” y quienes exigían la renuncia del gobernador José Alperovich.

El gobierno no repitió el error de la noche anterior, cuando fuerzas de la policía cargaron contra manifestantes en el mismo escenario. Esta vez encomendó la custodia del palacio gubernamental a la Gendarmería, que además de mostrar un mayor profesionalismo en esta situaciones no despierta los sentimientos adversos de la gente.

El martes, cuando algunos manifestantes de una demostración similar pero más reducida intentaron forzar las entradas al palacio efectivos de una unidad antidisturbios de la policía provincial los reprimió con balas de goma e hirió a algunos de ellos y a un espectador de los hechos.

El incidente causó mayor indignación aún contra la policía, que acababa de deponer una medida de fuerza que había favorecido la generalización de saqueos en los que murieron cuatro personas, causaron enormes perjuicios económicos y aterrorizaron a los vecinos.

Anoche, varios participantes de la marcha cuestionaron también la cobertura periodística de los hechos recientes por los medios locales, especialmente la de los canales de televisión 10, propiedad de la Universidad Nacional de Tucumán y de la provincia, y el privado 8.

Unos pocos exaltados llegaron incluso a golpear al periodista Eduardo Paul, de Canal 8, y al camarógrafo Miguel Carrazano, del Canal 10. La agresión mereció el repudio unánime de los trabajadores de prensa locales.

Un grupo de varias decenas de personas, por otra parte, se movilizó unas cuadras hasta la concesionaria de autos León Alperovich, propiedad de la familia del gobernador, y destrozó las vidrieras del local.

Otro grupo, desprendido también de la concentración, atacó la cercana comisaría de la seccional 1ª. Mientras los manifestantes prolongaban varias horas su permanencia en la plaza o sus alrededores, en el resto de los cinco municipios que integran el Gran San Miguel de Tucumánno terminaba todavía de retornar la normalidad.

Aunque no se registraron en toda la jornada nuevos saqueos o intentos de saqueos, en muchos barrios la policía provincial brillaba por su ausencia y los vecinos permanecían atemorizados y alertas, en algunos casos armados y haciendo tiros al aire, y no se decidían a desarmar las barricadas que habían levantado el martes en prevención de ataques de saqueadores a sus casas particulares.

Esas mismas barricadas o sus restos habían dificultado el funcionamiento normal de los servicios de transporte y, con ello, la concurrencia de estudiantes y docentes a las escuelas y de obreros y empleados a sus lugares de trabajo.

Fuente: Clarín /AGP

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!