Martes 4 de Octubre de 2022

Hoy es Martes 4 de Octubre de 2022 y son las 04:27 - La producción automotriz retrocedió casi 10% en mayo / La recaudación de impuestos subió 23% interanual en mayo / Cristiano Rattazzi: "No se puede dejar atrasar el dólar" /

POLíTICA

29 de octubre de 2013

MASSA SALE A SEDUCIR INTENDENTES

Seleccionó 105 ciudades de más de 60 mil habitantes, y hablará con sus jefes. ¿Campaña? Palabra prohibida.

Sergio Massa no tiene paz. El frenético raid mediático que arrancó en su casa a las 8 de la mañana sólo le permitió dormir tres horas, si es que pudo, y lo dejó exhausto después de una madrugada de gloria política.

Pero la ambición fue más fuerte y el intendente de Tigre se sentó por la tarde a diagramar los próximos pasos con la mente puesta en la sucesión de Cristina : aunque frente a los micrófonos insistió con una de sus frases de campaña –“es una falta de respeto hablar de 2015”–, subterráneamente, el plan presidencial dio sus primeros pasos. Seis de los 20 intendentes del Frente Renovador ya tienen una misión: salir a la caza de sus pares de otras provincias para darle vuelo nacional a la agrupación.

Massa trabaja apoyado en un power point en el que se describen 105 ciudades del interior con más de 60 mil habitantes.

Piensa conversar con quienes las comandan.

La idea es replicar el formato que le acaba de dar el éxito en el distrito más grande del país: quiere que el protagonismo del FR recaiga sobre los jefes comunales –en detrimento de los gobernadores– para demostrar cercanía con la gente y para poder basar los ejes discursivos en la gestión (Policía Comunal, calidad educativa y cambios en la malnutrición infantil).

El jefe del Frente dividió a los seis colegas aliados en dos grupos. Los radicales Gustavo Posse (San Isidro), Mario Meoni (Junín) y José Eseverri por un lado, y los peronistas Joaquín de la Torre (San Miguel), Gabriel Katopodis (San martín) y Gilberto Alegre (General Villegas) por otro. Lógico: cada grupo tendrá que negociar con los jefes comunales de su partido y deberá explicar el proyecto de creación de una “suerte de concertación a la chilena ”, como la llaman en los labotarios electorales de Tigre, para no hablar de “transversalidad”, palabra asociada con Néstor Kirchner.

Los seis se moverán por distintos rincones del país para exhibirles el plan a sus colegas y para promocionar a su jefe rumbo a 2015. “Nos vamos a parar con la autoridad que nos dan los casi 4 millones de votos que cosechamos”, afrmó uno de esos intendentes. Aunque tendrán la dificultad de tener que jugar el juego que propone su jefe: el juego de los gestos.

Está prohibido decir que Massa será candidato.

Y si hay fotos, será con alguna excusa de gestión.

El tigrense se ocupó de llamar personalmente a varios caciques. Los primeros contactos, preexistentes a la victoria, fueron con el cordobés Ramón Mestre y con la chaqueña Aída Ayala. Pero hay más nombres con los que se decidió avanzar en el corto plazo. Hubo contactos con Raúl Jalil (Catamarca), Ricardo Quintela (La Rioja), Carlos Lopez Puelles (Luján, Mendoza), Máximo Pérez Catan (Trelew) y Héctor “Chabay” Ruiz (La Banda, Santiago del Estero).

Por ahora, Massa no quiere comprometer a los gobernadores, más allá de que tiene más de un amigo, como el salteño Juan Manuel Urtubey. Además, sabe que la mayoría conversa con quien, entiende, será su principal rival en dos años: Daniel Scioli. “No vale la pena meternos en problemas con los goberadires.

Están atados a la chequera de la Casa Rosada ”, dicen cerca del intendente. Uno de los dirigentes que trabaja en el armado nacional fue menos diplomático: “Le tienen miedo al látigo de Cristina, como le pasó a Scioli el día anterior al cierre de listas”.

“Nosotros apostamos a la solidificación de los intendentes porque son el primer escalón de la democracia y porque son los que más cerca están de los problemas de la gente”, dijo Massa a Clarín, escueto, como para no entrar en detalles de su plan nacional.

Por la mañana había insistido con que “si yo tuviera en mi cabeza en 2015 lo que tendría que pensar el ciudadano es que no tengo nada en mi cabeza. Tengo que pensar en la señora que se levanta para ir a hacer las compras y no sabe a cuánto va a estar la verdura...” Pareció un dardo envenenado contra Daniel Scioli, quien ya ha blanqueado sus aspiraciones, y en especial contra Mauricio Macri, su socio oculto en las legislativas, con quien ya rompió el vínculo, y que aprovechó los festejos del domingo para avisar que está en carrera.

Fuente: Clarín /AGP

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!