Jueves 8 de Diciembre de 2022

Hoy es Jueves 8 de Diciembre de 2022 y son las 07:34 - La producción automotriz retrocedió casi 10% en mayo / La recaudación de impuestos subió 23% interanual en mayo / Cristiano Rattazzi: "No se puede dejar atrasar el dólar" /

JUDICIALES

23 de septiembre de 2013

La Justicia dejó preso al cura Grassi: fue llevado a un penal de Ituzaingó

El Tribunal Nº1 de Morón le revocó, por decisión unánime, el beneficio de libertad "vigilada" del que gozaba. Fue tras una audiencia pública realizada en esa sede judicial. El sacerdote había sido condenado en primera instancia en 2009.

El Tribunal Oral Criminal 1 de Morón resolvió hoy por unanimidad que se efectivice la “detención inmediata” de Julio César Grassi, el cura condenado en triple instancia a 15 años de prisión por abuso sexual y corrupción de menores. El sacerdote quedó alojado en el penal de Ituzaingó para cumplir por primera vez tras las rejas la sentencia en su contra.

Pasadas las 19, el TOC 1 de Morón explicó que “existen razones fundadas” que justifican la necesidad de la toma de decisiones restrictivas y señalaron que “hay que proceder a la detención”. Así, Grassi -quien estuvo detenido solo 30 días en el inicio del proceso que comenzó hace 11 años-  fue derivado a la Unidad carcelaria N°39 de Ituzaingó, ya que ese penal integra la diócesis de Morón a la que pertenece el sacerdote.

El TOC fundamentó su decisión en que "la privación de la libertad durante el proceso podrá legitimarse como excepción, no debe ser la regla general, pero es nuestra obligación como jueces en nuestras resoluciones asegurar del principio de afianzar la justicia. Traducido en el caso concreto, y por las circunstancias particulares que rodean el caso, que existen razones debidamente fundadas para dictar una medida" de detención.

Aunque remarcó que Grassi sigue siendo "inocente" pues el fallo no está firme, el TOC dijo que debe cumplir "la obligación legal" de asegurar el cumplimiento de la pena "teniendo datos claros, ciertos y precisos que dejan en evidencia un peligro de fuga".

La Suprema Corte provincial confirmó la semana pasada la sentencia a 15 años de prisión para Grassi. Luego el Tribunal de Casación provincial entendió que correspondía la detención, y el fiscal Alejandro Varela y los querellantes solicitaron oficialmente que el cura quedara preso para cumplir la sentencia. Para resolver la cuestión, el TOC 1 de Morón decidió citar a una audiencia para hoy, con el fin de escuchar a las partes.

Así, poco antes de las 15 comenzó la audiencia y el tribunal 1 de Morón rechazó la recusación planteada por la defensa de Julio César Grassipor presunta “parcialidad”. Luego de un breve cuarto intermedio, también negó otro planteo del cura que pedía la nulidad de la audiencia de hoy, por lo que luego de eso comenzó a resolverse si efectivizaban su detención.

Luego, fue el turno de escuchar los argumentos del fiscal, la querella y la defensa. El primero en tomar la palabra fue el fiscal Varela, quien enfáticamente pidió la detención de Grassi al considerar que dejar a Grassi en libertad es casi colaborar con el delito”.

Después, la palabra la tuvo el abogado de una de las víctimas, Sergio Piris, quien dijo que Grassi tuvo "todos los privilegios, parecía un actor de cine que daba reportajes, mientras la víctima tuvo que volver al régimen de protección de testigos".

Así le llegó el turno al otro abogado querellante Juan Pablo Gallego, quien dijo que “hay peligrosidad criminal y social de este ser antisocial”, se quejó porque Grassi siguió ingresando a la Fundación Felices los Niños al decir que “Jamás fue controlado”, y señaló que “es un pedófilo condenado”.

Ricardo Malvicini, el abogado defensor de Grassi, se refirió a los temores de fuga del fiscal y la querella al decir que el cura “tiene portación de cara, a dónde va ir Grassi”; y se preguntó: “¿Dónde hay inminente fuga?”.

Antes de pasar al cuarto intermedio previo al fallo, Grassi tomó la palabra y, punto por punto, dio su versión ante cada una de las acusaciones que el fiscal y la querella hicieron durante la audiencia en la que se define si va a la cárcel. El propio acusado se quejó y dijo que le “armaron una causa como la de Candela” Sol Rodríguez.

El sacerdote había sido condenado por el TOC 1 en junio del 2009 a 15 años de prisión por haber abusado de un menor que alojaba en guarda judicial en la Fundación Felices los Niños y la condena fue confirmada en tres instancias.

Fuente: Clarín /AGP

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!