Domingo 4 de Diciembre de 2022

Hoy es Domingo 4 de Diciembre de 2022 y son las 21:04 - La producción automotriz retrocedió casi 10% en mayo / La recaudación de impuestos subió 23% interanual en mayo / Cristiano Rattazzi: "No se puede dejar atrasar el dólar" /

POLICIALES

6 de agosto de 2013

Extraño robo en la casa de Sergio Massa

(AGP).- Sergio Massa precandidato a diputado nacional por el Frente Renovador difundió un video que muestra imágenes del robo que sufrió en su casa el 20 de julio pasado. El ladrón es un miembro de la Prefectura Naval.

Lo que empezó hace dos semanas como un robo en la casa del intendente de Tigre, Sergio Massa, y que en apariencia había terminado a las pocas horas con la detención del intruso y la recuperación de los objetos robados, se transformó ayer en una compleja trama en donde se mezclan las disputas internas de los servicios de inteligencia oficiales, las operaciones de desprestigio que emprende el Gobierno contra dirigentes de la oposición y la complicidad con el delito de las fuerzas de seguridad. El embrollo amenaza con complicar la estrategia de la Casa Rosada en la crucial última semana de la campaña electoral para las primarias en la provincia de Buenos Aires, en la que Massa enfrenta al candidato del oficialismo, Martín Insaurralde.

El sábado 20 de julio a las 19:08, el oficial de la Prefectura Alcides Díaz Gorgonio violó una puerta ventana de la casa de Massa en el barrio cerrado Isla del Sol, donde el intendente vive con su esposa Malena Galmarini y sus hijos. Díaz Gorgonio había esperado la salida de Galmarini del lugar durante dos horas, tomando mate y conversando con otros dos miembros de la Prefectura en la garita de seguridad de la entrada del barrio.

Luego de asegurarse de que Galmarini había dejado la casa sola -Massa no estaba allí porque participaba de una cena de campaña en el club Glorias de Tigre– Díaz Gorgonio entró, disparó con una pistola con silenciador a una de las cámaras de seguridad y se llevó una caja fuerte con pen drives con datos sobre el paso de Massa por la gestión pública y 65.000 pesos, 1.200 dólares y alhajas.

Todo el paso de Díaz Cogornio -quien depende funcionalmente del secretario de Seguridad, Sergio Berni– por el barrio privado y el ingreso y a la salida a la casa de Massa quedó registrado por las cámaras de seguridad del complejo, la vivienda y del municipio de Tigre, aparatos que el propio intendente puso en el centro de su política de combate contra la inseguridad. Esas grabaciones permitieron que la policía bonaerense, bajo las órdenes el fiscal Mariano Magaz, detuviera a Díaz Gorgonio 15 horas después del robo. Al hombre lo encontraron en la casa de su padre en Tigre con todos los objetos robados y varias armas, entre ellas la pistola que llevó cuando entró a la casa de Massa. Ese arma, una Bersa calibre 22, tenía adosado un silenciador casero de uso prohibido que suelen fabricar los miembros de las fuerzas de seguridad y que llaman “escape de moto”, según informaron a Clarínfuentes del mercado de las armas.

En el momento de su detención, Díaz Gorgonio dijo que era suboficial de la Prefectura -incluso le secuestraron una credencial de esa fuerza- y que trabajaba como enlace con las Fuerzas Armadas, bajo la órbita del ministerio de Defensa. El fiscal pidió el legajo a la Prefectura, para determinar específicamente qué tareas cumple allí, en su oficina del sexto piso del ministerio de Seguridad. Hasta ayer, el legajo no había aparecido, aseguraron fuentes con acceso al expediente.

A pesar de que Galmarini hizo la denuncia policial el mismo día del robo,Massa optó por no difundir públicamente el episodio. El mismo día de la detención del oficial de Prefectura, el intendente y cabeza de la boleta de diputados del Frente Renovador recibió un llamado del secretario, Berni, responsable político de esa fuerza junto al ministro de Seguridad, Arturo Puricelli. Según los funcionarios que rodean a Massa, Berni se puso a su disposición del intendente e incluso dejó una frase airada: “Que los metan a todos presos”.

El robo no se conoció hasta el último domingo, cuando Página/12 relató todo el episodio pero sin decir que Díaz Gorgonio es un oficial de la Prefectura en actividad, a pesar de que se informó que los custodios de ese barrio son prefectos. En la nota, firmada por el columnista Horacio Verbitsky, se presentó el hecho como una prueba de que la prédica de Massa sobre la seguridad era un montaje sin sustento. Allí se reprodujo la carátula de la causa que cargó el fiscal en el Sistema Informático del Ministerio Público (SIMP) el día de la detención y también los detalles del allanamiento. Sin embargo, fuentes judiciales informaron anoche a este diario que en el SIMP no figura la declaración indagatoria de Díaz Gorgonio, un recaudo que suelen tomar los fiscales bonaerenses para proteger las investigaciones en curso. En esa indagatoria, tomada el lunes 22, el preso reconoció que era un suboficial de Prefectura en actividad, con lo cual fue enviado a una celda especial en Pilar, donde quedó detenido junto a otros miembros de las fuerzas de seguridad.

Ayer, luego de que La Nación revelara que el detenido era un miembro de la Prefectura vinculado al área de inteligencia oficial, Massa dio una conferencia de prensa junto a su esposa.

Allí presentó el video que muestra la entrada de Díaz Gorgonio a su casa, tomado con las cámaras de seguridad. El candidato dijo que no había difundido el robo “por pedido del fiscal” y aventuró que “esto no tiene nada que ver con la política”. Sin embargo, Massa aseguró que no tiene miedo y advirtió: “Si alguien pensaba que con esto nos íbamos a asustar o amedrentar, se equivoca”. Galmarini fue más directa: “ Esto no fue un hecho de inseguridad normal, un hecho de inseguridad cotidiano ”.

Berni fue el funcionario encargado de responderle. “Es una operación de campaña tendiente a promocionarse, porque no nos olvidemos que Massa se vende a la sociedad como ‘sheriff’ tecnológico”, dijo Berni, sin mencionar que Massa no difundió el episodio y que el medio que publicó la historia fue Página/12, un diario alineado con la Casa Rosada.

“Yo no me como que esto fue un hecho de inseguridad, sobre todo porque la víctima conocía al victimario”, dijo Berni, quien también dijo que el detenido era “remisero y puntero” del intendente. Massa explicó que conoce a Díaz Gorgonio porque trabajó hasta hace cuatro años en la seguridad del barrio privado. Incluso hoy, los miembros de la Prefectura dan seguridad al lugar, debido a que esa fuerza obligatoriamente custodia todas las áreas cercanas a cursos de agua.

Por eso mismo, el fiscal Magaz pidió el viernes último la detención de los dos prefectos que estaban de guardia el día del robo y que pasaron dos horas conversando con Díaz Gorgonio en la garita de seguridad. El juez de Garantías Esteban Rossignoli, que ya aprobó el procedimiento de detención de Díaz Gorgonio, deberá determinar esta semana si manda a apresar a los otros dos prefectos.

Cerca de Massa también informaron que el oficial de la Prefectura tuvo un local de venta de ropa informal a pocos metros de la Municipalidad de Tigre y que arriba de ese comercio funciona una sede partidaria del Frente Renovador.

Hasta anoche, los asesores del candidato no tenían una idea acabada de lo que había ocurrido y tampoco alcanzaban a entender por qué Díaz Gorgonio había entrado a la casa. Sí aseguraban que no se trató de un delito común e interpretaban que se trató de un “mensaje de amedrentamiento” “Pensaron que no lo íbamos a denunciar, pero lo denunciamos ante un fiscal”, abundaron.

Ayer, con la difusión del robo y de la participación en él de miembros de las fuerzas de seguridad, las repercusiones políticas ganaron temperatura. Marcela Durrieu, suegra de Massa y candidata a concejal en San Isidro, dijo: “Este hombre es un prefecto vinculado a los organismos de Inteligencia y depende directamente de Berni. No podía desconocer lo que sucedía”. “No quiero creer que mi hija y mis nietos están en una interna de Inteligencia”, advirtió.

 
  Fuente: AGP / Clarín 

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!