Miércoles 1 de Febrero de 2023

Hoy es Miércoles 1 de Febrero de 2023 y son las 18:34 - La producción automotriz retrocedió casi 10% en mayo / La recaudación de impuestos subió 23% interanual en mayo / Cristiano Rattazzi: "No se puede dejar atrasar el dólar" /

ESPECTáCULOS

21 de diciembre de 2012

Bob Dylan: el jinete del Apocalipsis

Desde tiempos inmemoriales, el viejo acompaña de cerca las teorías mayas sobre el fin del mundo aunque con sus propias reglas; un repaso por sus canciones más apocalípticas.-

 

Hoy, 21-12-12, es la fecha prevista por los Mayas para el fin del mundo, sin embargo, hay un profeta que también viene diciendo hace mucho -tal vez desde antes de los Mayas- que la cosa se va a terminar y ese profeta no es otro que Bob Dylan. El profeta de Duluth nunca dijo cuándo ni dónde iba a ocurrir, pero sí cómo: inundaciones, explosiones, huracanes y más fueron algunas de las formas en las que Dylan imaginó su Apocalipsis según su propia obra.

En los primeros discos, cuando era él solo con su armónica y guitarra, Dylan ya veía venir el fin de los tiempos, pero en estos casos, no hablaba del Apocalipsis de la humanidad, sino de los tiempos políticos. "A Hard Rain's A-Gonna Fall", "Talkin' World War III Blues", "Masters of War", o "The Times They are A-Changing" eran canciones comprometidas políticamente pero que poco tenían que ver con el fin del mundo, sin embargo, "A Hard Rain's A-Gonna Fall" se transformó en un verdadero anticipo de la catástrofe mucho después, en 1976, cuando Dylan estaba cerrando su gira gitana llamada Rolling Thunder Revue, el último show iba a ser televisado pero una tormenta exactamente igual a la que predecía Dylan en la canción, que justamente abría los shows, impidió que la banda siga tocando por mucho tiempo más. El recital fue grabado y editado con el oportuno título Hard Rain; las filmaciones dan cuenta de que faltaba poco para que el techo del escenario salga volando.

John Wesley Harding es considerado como el primero de los álbumes religiosos que lanzaría Dylan. Allí se encuentra la versión original de la apocalíptica "All Along the Watchtower", canción basada prácticamente en su totalidad en un pasaje de la Biblia que narra la historia de los agitados últimos momentos de un reino que no puede impedir la inminente llegada de dos jinetes que vienen a quedarse con todo. Dylan daría forma a estos dos jinetes llamándolos The Joker y The Thief y le sumaría a la caótica situación un temporal que acompaña a los protagonistas que vienen en misión divina.

Casi una década más tarde, en 1979, Bob Dylan arrancaría lo que se conoce como su período "born again", cuando decidió bautizarse y convertirse al cristianismo. Allí Dylan se abrazó a la fe luego de una traumática separación y comenzó a incorporar a sus canciones ya no los personajes o relatos de la Biblia sino su significado. Dylan empezó a hablar del mensaje y no del mensajero y el mensaje que entendió era muy concreto, el mundo se está por acabar: ciudades prendidas fuego, teléfonos que no funcionan y, mientras tanto, monjas y soldados están siendo asesinados; así se imaginaba Dylan el Apocalipsis en "The Groom's Still Wating At The Altar" de su álbum Shot of Love.

Pero a pesar de lo que muchos creen, Bob jamás cerró su período "born again", sin ir más lejos le confesó hace poco a esta revista que su intención era componer un disco religioso antes de llegar a Tempest, su última producción. La proximidad del fin del mundo sigue siendo materia prima para las canciones de su última etapa, empezando por "God Knows", una perdida canción de un olvidado álbum llamado Under The Red Sky, donde afirma que "Dios sabe que la próxima vez no habrá agua" -en referencia a la inundación que tuvo a Noé como protagonista- y sentencia "la próxima habrá fuego". Esta misma predicción la reafirma en "Things Have Changad", por la cual ganó un Oscar a Mejor Canción Original por la películaWonder Boys, allí Dylan vuelve a ser claro y dice "si la Biblia está en lo correcto, el mundo va a explotar".

 

Aunque Dylan esté seguro de que el fin del mundo va a llegar con fuego, en su últimos discos volvió a mencionar al agua como efecto devastador. "High Water (for Charley Patton)" deLove & Theft y "The Levee's Gonna Break" de Modern Times hablan de inundaciones despiadadas que arrasan con todo lo que encuentran a su paso, pero hay una diferencia grande entre las dos, el huracán Katrina inspiró "The Levee's Gonna Break" y es la única canción apocalíptica de Bob Dylan que no menciona a Dios como el responsable del fin, si no que culpa al hombre por tensar la cuerda entre las consecuencias que una catástrofe natural puede causar si no se toman medidas preventivas.

 

La última canción-catástrofe de Dylan es la que da nombre a su último álbum, Tempest, la oda de 14 minutos sobre los momentos finales del Titanic con infinidad de personajes yendo de un lado hacia otro cuando en realidad no hay mucho que hacer para escaparle al final por todos conocido. La relación de Bob Dylan con el fin del mundo va a crecer con nuevos capítulos hasta que deje de grabar discos. Todavía nadie predijo que esto vaya a ocurrir.

Gerardo Barberán Aquino

 


COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!