Miércoles 1 de Febrero de 2023

Hoy es Miércoles 1 de Febrero de 2023 y son las 19:34 - La producción automotriz retrocedió casi 10% en mayo / La recaudación de impuestos subió 23% interanual en mayo / Cristiano Rattazzi: "No se puede dejar atrasar el dólar" /

POLíTICA

17 de octubre de 2012

En General Roca, la gente recuerda a Soria y acusa de asesina a su mujer

POR GISELE SOUSA DÍAS Hay paredes pintadas con la imagen del caudillo peronista. Los vecinos exigen que Susana Freydoz sea condenada.

 

Carlos Soria era un caudillo peronista. Durante sus campañas, solía recorrer los barrios con el revólver calibre 38 calzado en la cintura. Sobran anécdotas, aún antes de haber sido jefe de la SIDE, que lo muestran bajando de su camioneta y amenazando a algún empleado “ñoqui” al grito de “guarda, que tengo tu carpeta”. Era fanfarrón y ostentoso, un hombre capaz de encontrarse a un periodista por la calle y contarle con quién se había acostado ese día. Y sin embargo, los habitantes de General Roca lo querían. Y por eso ahora que comenzó el juicio por homicidio contra su viuda no están divididos: quieren que ella “pague”. La razón de esa fidelidad se esconde detrás de una especie de apodo con que solían chicanearlo sus adversarios políticos: “El hombre de las rotondas”.

Soria fue gobernador de Río Negro durante 21 días hasta que Susana Freydoz, su esposa de toda la vida, lo mató de un disparo en la cara. “No sabe lo que lloré a ese hombre”, dice Azucena Coronel, 71 años y vecina de La Rivera, un barrio donde los perros se revuelcan en el barro y las botellas de lavandina se atascan en los arroyos. “Acá lo queríamos porque antes de él, Roca estaba abandonada y él vino e hizo la biblioteca, la salita. Antes, ahí en la ruta no se podía ni andar pero él hizo los pavimentos y un montón de rotondas”.

Soria ganó dos veces la intendencia de Roca con su “política del cordón cuneta”, el otro mote con que solían pincharlo quienes dudaban de que pudiera llegar a la residencia de Viedma. “Limpió los piletones donde los chicos iban a bañarse y eso estaba todo podrido antes, y los chicos se metían igual. En este barrio tomaron unas tierras para pedir viviendas y Soria vino y les dio los terrenos a pagar en cuotas accesibles”, dice Delia Molina, otra vecina.

Soria tenía ese estilo caracterizado por el personalismo a ultranza. “El Gringo, por ejemplo, llegó a la municipalidad y él mismo fue, empleado por empleado, a decirles ¿vos quién sos y cuál es tu función? Y así limpió a muchos ñoquis. Ese lugar de él está hueco”, dice Gino D’Amico, delante de un mural que intenta hacer crecer el mito: “Soria, acción desde el cielo”. Es que en una ciudad tan chica –Roca tiene 100.000 habitantes– todos, incluso los radicales, cuentan que él mismo salía de noche a patrullar las calles. A su forma, claro: dicen que una vez corrió a alguien que había pasado el semáforo en rojo y le reventó el vidrio a piñas hasta que entendió que eso no se hacía.

Y no pasó sólo en los barrios periféricos. Daniel De Felippe, hijo del dueño de un restaurante coqueto del centro, dice: “A mí me convenció. El se apoyaba en el mostrador y me contaba que iba a hacer las obras para mejorar el hospital. Y lo hacía”. Daniel, de 53 años, uno de los que torcieron el voto radical. Con su arrogancia y su machismo, Soria no sólo conquistó esos votos: “Las mujeres lo besaban en la calle y le pedían autógrafos. Una vez, sentado en la peluquería, me mostró una encuesta: la intención de voto más nítida era de las mujeres ABC1 mayores de 31 años”, cuenta una periodista. Con todo, llegó a ser gobernador con más del 50% de los votos y quebró 28 años de gobiernos radicales en Río Negro.

Por eso, poco después del crimen, algunas paredes amanecieron con pintadas que decían “Susana asesina”. Por eso, están todos expectantes: “Ella ahora es una mujer muy resistida. Que pague por lo que hizo”, dice Azucena. Por eso, si llegara a ser considerada inimputable, en Roca no tendrá un cartel de bienvenida.

Fuente: Clarín /AGP

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!