Martes 21 de Marzo de 2023

Hoy es Martes 21 de Marzo de 2023 y son las 04:15 - La producción automotriz retrocedió casi 10% en mayo / La recaudación de impuestos subió 23% interanual en mayo / Cristiano Rattazzi: "No se puede dejar atrasar el dólar" /

TRAGEDIA DE ONCE

29 de mayo de 2012

La tragedia de Once y un amor que fue más fuerte que el horror

Leonardo Sarmiento se había comprometido con su novia un día antes del accidente. Ayer se casaron por civil.

El golpe, seco, lo dejó metido en un tejido de muertos y vivos y en un espanto que duró, para él, lo que duran “dos horas en el infierno” . Quedó colgado, boca abajo, apretado desde la cintura hasta los pies. Y así aguantó hasta que los bomberos lo pudieron sacar en una camilla. Después pasó más de dos meses internado en el hospital Santojanni. Y ahora busca una nueva vida , “en familia”. Leonardo Sarmiento, el joven que fue la imagen de la tragedia de Once y tapa de muchos diarios del día después, se casó ayer en el Registro Civil de la calle Uruguay con Mónica Chegoriansky, su novia desde hace sólo tres meses y medio, y rodeado por algunos familiares y personas que conoció después del horror y que se acercaron para darles ayuda. Conmovido, apoyado en un par de muletas , y en plena rehabilitación, Leonardo besó a su esposa fuera del protocolo. “Nos conocimos dos semanas antes del accidente y un día antes le propuse casamiento . En este tiempo me di cuenta que no estaba equivocado: nunca me dejó solo”, contó tras dar el sí cuando la jueza Susana Cortese le dijo a la pareja que la vida “se construye día a día”.

El 22 de febrero último, Leonardo había tomado el tren Sarmiento (el que se llama igual que él, esa ironía que todos marcan) en la estación Ramos Mejía. Iba a Once a trabajar en algunas changas como electricista. Había hablado por última vez con Mónica en Caballito y minutos después le llegó el horror: ese que dejó 51 muertos y 700 heridos, y que a él le provocó fractura de pelvis, atrofia muscular en las piernas, un daño en la oreja derecha y fallas renales. Estuvo en terapia intensiva, pasó por el quirófano varias veces y aún sufre las secuelas de problemas neurológicos. Recién recibió el alta los primeros días de mayo y todavía está en rehabilitación . Ahora, espera volver al quirófano para que otra vez lo operen de las rodillas.

Ayer, Leonardo, de 30, y Mónica, de 32, se casaron para cumplir esa promesa anterior al desastre y gracias a la ayuda solidaria que encabezó Anamá Ferreira. La modelo conoció a la pareja por televisión: cuando Telefé fue hasta la casa de la tía de Leonardo en Palomar, donde la pareja está viviendo desde el accidente, y el pedido desgarrador de los dos conmovió tanto a la ex modelo que enseguida decidió ayudarlos. “Armamos una cadena de favores, conseguimos que la sastrería González les regalara el traje, que la diseñadora Estela Vázquez le diera un vestido divino y que Juan Carlos López y Alberto Sanders se encargaran del maquillaje y el peinado. Fue todo muy rápido, en una semana armamos todo”, contó ayer Anamá, todavía sorprendida por el gesto que creció hasta sumar ayudas impensadas. “Los dos están sin trabajo y eso a mí me dio una tristeza infinita. Por eso terminé siendo su wedding planner , para darles un poco de alegría ”, explicó. La dirección del Registro también fue clave en la boda: ellos ayudaron con los trámites y, sobre todo, resolvieron los apuros de la pareja. En el Santojanni, donde le salvaron la vida a Leonardo, los asistieron con los exámenes prenupciales.

Ayer sólo faltó Kalanit, de 6 años, la hija mayor de Mónica, que vive con su abuela. Pero sí estuvo Abigail, de 4, hija de otra pareja. “Quisimos casarnos hoy porque pronto me tengo que volver a operar. Espero que ahora las cosas nos empiecen a ir mejor”, dijo Leonardo, ya en la puerta, y después del arroz.

Además de la familia del novio, también los acompañaron otras personas que se sumaron a sus vidas tras la tragedia, como Mónica Reskin: “Nosotros nos acercamos cuando nos enteramos que estaban mal. Y hoy estamos felices de verlos así. Los dos tienen historias terribles de vida, y se merecen empezar de nuevo . Sólo hay que darles esperanza para vivir. Y esperar que haya justicia”, reclamó.

Fuente: Clarín / AGP

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!