Sábado 26 de Noviembre de 2022

Hoy es Sábado 26 de Noviembre de 2022 y son las 20:09 - La producción automotriz retrocedió casi 10% en mayo / La recaudación de impuestos subió 23% interanual en mayo / Cristiano Rattazzi: "No se puede dejar atrasar el dólar" /

MÚSICA

15 de marzo de 2012

Luciano Pereyra: "Aprendí a ser más paciente"

Entrevista. El cantor de Luján tiene nuevo disco. Ya recuperado de su dolencia, presenta “Con alma de pueblo”, un CD donde se muestra animado y optimista. Su nueva etapa. Su apego a la vida pueblerina. Su crecimiento como persona.

Las situaciones límite marcan a las personas. A Luciano Pereyra le tocó pasar por una de ellas el año pasado cuando estuvo 35 días internado (pasando por cuatro operaciones) por divertículos en el esófago. Pero después de ese trance, el cantante está más que nunca de regreso y con toda la energía puesta en el futuro. Como correspondería a cualquier joven de 30 años que quiere seguir creciendo. Y en su caso, con un disco nuevo bajo el brazo, Con alma de pueblo .

El disco tiene ocho temas compuestos por vos. ¿Estás en una etapa más creativa? Este álbum lo empecé a trabajar hace tres años y lo disfruté más que ninguno, porque no tenía la obligación de hacerlo ni fecha para sacarlo. Iba al estudio, a grabar, a probar. En el medio sale la grabacion de mi otro cd Volverte a ver , que sí estaba definido. Y mientras seguía trabajando en éste y me enganchaba cada vez más, sentía que era como juntarse a guitarrear en el estudio.Así salieron canciones de hace mucho tiempo. Una, Soy mendocino , la escribí cuando tenía 14 años. La rescaté. Era de la época en que mi viejo hacía giras y no me quería llevar. Entonce yo le pedí a una amigo suyo, mendocino, que llevara esa canción que hablaba de su pueblito. El tipo se emocionó y yo, al final, me sumé a la gira.

Te sacaste las ganas, además de cantar, de mostrarte como compositor.

Sí, tenía ganas de grabar clásicos como Zamba para no olvidar , haciendo mi versión. Este disco es como un muy buen vino: bebida popular pero con muchos sabores. Por suerte nunca tuve que sacar un disco a las apuradas, pero éste tuvo su tiempo de cocción justo.

Y en el medio del proceso, sucedió lo de tu enfermedad. ¿Cómo influyó? Ya estaba casi todo terminado, sólo faltaban detalles. Y eso también sirvió para añejar el material. Lo tomo como parte de la vida: podés tener un montón de proyectos pero como se dice, uno propone y dios dispone . Por algo se dio así, ahora me siento superbien. Tuve una recuperación tan buena y rápida que ahora tengo que cuidarme de no caer en demasiada confianza. Salgo a correr, juego al tenis, ensayo, pero sin abusar y con los cuidados necesarios.

¿Tuviste miedo en algun momento? Pasé por un montón de sensaciones: miedo, incertidumbre, alegría de estar vivo. Aprendí a ser más paciente. Toda circunstancia tiene un proceso de tiempo y a la fuerza lo tenés que respetar. No te queda otra que entenderlo. Pasé de la sorpresa a ser casi un experto en anatomía. Es como la lluvia y el sol. Puede llover mucho, pero en algún momento va a parar. Aunque otro día va a llover de nuevo. Cuando tenés salud no le das importancia, y ahora soy más conciente. También hay personas que pasan por cosas peores que las que me tocaron a mí.

¿Te hizo crecer esa experiencia? Puede ser. Me hizo pensar, me hizo valorar muchas cosas. Mientras me recuperaba daba dos pasos y me cansaba; ahora que entreno, me canso por correr. Y lo agradezco. Por eso tomé la decisión de parar un poco en el verano. Hace 12 años que no disfrutaba de un verano en familia, ni un cumpleaños. Este año lo pasé en familia. Me lo merecía, era un premio para mí. Quise ver un festival desde afuera. Tomé eso como lo positivo de la experiencia porque lo más importante es que estoy acá y sigo trabajando. El tiempo te cura todas las heridas: físicas y psíquicas. Además, me fui a Guatemala de vacaciones y terminé grabando un tema con el mexicano Juan Gabriel, que me llamó para colaborar con él. Eso sucedió porque estaba allá y me pude ir hasta Cancún, donde tiene un estudio; una experiencia increíble.

¿Revaloraste a tus afectos después de estar enfermo? Totalmente. Tuve muchos incentivos como el de mi amigo Diego Torres, que me invitó a cantar en su show hace un par de semanas. Pero lo más importante fue el apoyo de mi familia que soportó verme tirado en una cama de hospital más de un mes. No fue nada fácil para ellos porque yo, con tantos calmantes, ni me enteraba, pero el día a día lo pasaban ellos. Fue muy duro. Lo mismo que para mi novia, que estuvo al pie del cañón todo el tiempo. En esos momentos tener a tu otra mitad al lado, báncandote, es fundamental. Lo mejor que es algo recíproco, porque yo hubiera hecho lo mismo por ella. Fue un combo de fuerzas que se unieron en una pelea constante a mi lado.

Y los fans también fueron parte de ese combo, me imagino.

Desde ya. Fueron muy respetuosos con mi intimidad, se portaron increíble, me mandaron su energía y yo creo mucho en las energías. Sólo de contarlo me emociona. No sé cómo expresar todo mi agradecimiento con la gente y por eso lo hago cantando y con este disco nuevo que, es tal vez el más personal. Acá soy productor, compuse casi todos los temas y le dediqué uno a mi ciudad, Luján, que es Con alma de pueblo , el le da título al disco.

¿También necesitaste recuperar tus raíces? Sí. Le había escrito canciones a muchos lugares pero no a mí lugar. No sabía cómo hasta que me junté con mis amigos de la secundaria y salió. El encuentro con ellos lo hizo posible.

¿La inspiración es la misma? Ahora cualquier cosa es un disparador para una canción. Los temas que no son míos (Ver “ Lo nuevo ”) muestran quiénes son mis referentes musicales. De ahí salieron las canciones que yo compuse como un hilo conductor, una manera de canalizar lo que siento porque yo soy feliz cantando.

Hay un tema que se llama “El elegido”. ¿Te sentís elegido? La canción es una historia de amor, pero además, está dedicada a los que eligen. De alguna yo me siento también un elegido: elegido por mi novia, por mis padres, por Dios para vivir. En la vida siempre estás eligiendo. Es algo muy grande y amplia: pienso también en mis mascotas, que me eligen cuando llego a mi casa. Todo eso es un privilegio, lo mismo que cuando alguien elige mis canciones. O los que elijan esta nota para leer. A todos les agradeceré. Nunca me imaginé que podía estar hablando de esto pero es así: la vida es una eterna elección y elegir y ser elegidos es un privilegio. Por eso, el tema.

Luciano dice que cada tanto se siente “entre la letra y la música. me gusta más esa expresión que la de estar entre la espada y la pared. Así me siento cuando compongo”. Con ganas de seguir adelante, enumera proyectos. “Presentar el disco, primero. Voy a descargar todo en los escenarios: bronca, alegría. Voy a ir a festivales por el interior y en junio, llegaré a un teatro en Buenos Aires”. El músico está transformando su pasado y su futuro en canciones porque ése es su destino.

Fuente: Clarín

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!