Miércoles 1 de Febrero de 2023

Hoy es Miércoles 1 de Febrero de 2023 y son las 20:01 - La producción automotriz retrocedió casi 10% en mayo / La recaudación de impuestos subió 23% interanual en mayo / Cristiano Rattazzi: "No se puede dejar atrasar el dólar" /

21 de agosto de 2011

Boca ganó y se trajo la punta de Rosario

Venció 1-0 a Newell's en Rosario por un gol de Mouche a cuatro minutos del cierre. El equipo de Falcioni, que no estuvo en el banco por estar suspendido, es líder invicto y sin tantos en contra, junto a Lanús y Vélez.

Boca llegaba en alza, con la ilusión de que este año sea, por fin, el del reencuentro con la gloria, justo cuando su clásico rival ya no está en Primera. Por eso, viajó a Rosario con una expectativa superior a la habitual sabiendo que una victoria lo dejaría en la punta de un naciente Apertura. Y la consiguió. Venció 1-0 a Newell's y no sólo alcanzó a Vélez y Lanús, sino que además se mantiene invicto y con su arco en cero.

El partido dejó más aspectos por mejorar, aunque el festejo tape las falencias de este Boca. El equipo de Julio César Falcioni, que hoy no estuvo en el banco por estar suspendido, mostró una evolución en el juego respecto a su anterior presentación como visitante, pero que sigue sin lograr la consistencia que su técnico y su gente pretende.

El primer tiempo mostró a un Boca apenas superior, con el conductor de siempre: Juan Román Riquelme. Pero la conexión del creador con los de arriba no se hizo fácil de conseguir y Newell's fue gran responsable de eso con el trabajo de sus mediocampistas Diego Mateo y Lucas Bernardi.

La más clara en esa etapa llegó por Lucas Viatri, dueño de un potente remate, que Sebastián Peratta se encargó de rechazar de manera increíble. Esa fue la más destacable, la única de Boca. Newell's, en tanto, se acercó al arco de Agustín Orión recién sobre el final y Víctor Figueroa desperdició un mano a mano definiendo muy mal ante el estático arquero.

El comienzo del segundo tiempo mostró a un Boca más decidido y también algo más peligroso. Román otra vez se vistió de organizador y encontró a Cristian Chávez como su mejor socio. Y en los pies del Diez comenzó la más clara de ese arranque.

Riquelme tomó la pelota, tocó para Cvitanich y el ex Banfield sacó un centro pasado para encontrar la cabeza de algún compañero. Y la encontró, porque por ahí entró Viatri, quien sacó un cabezazo que se metía en el pelo más lejano del arquero. Pero cuando la pelota entraba apareció Hernán Pellerano y despejó el peligro.

Boca siguió con la iniciativa en los minutos posteriores y siempre abrió la cancha para poder desbordar a una defensa de tres sólida, con pocas fisuras, sin extrañar a la dupla Schiavi-Insaurralde, que ahora viste los colores azul y oro. Pero justamente fueron Pellerano y compañía los encargados de sacar todo, por arriba y por abajo. Y si no lo hacían ellos, aparecía Peratta o los del medio.

Cuando parecía que la suerte estaba echada y los dos empezaban a encariñarse con el empate, Pablo Mouche decidió cambiar los planes del partido y tras un pase de Viatri definió cruzado desde la derecha para convertir el 1-0. Gol, punta y alegría para un Boca que fue algo superior en el partido y que no para de pensar que este puede ser el torneo de la resurrección.

Fuente: Clarin /AGP

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!