Jueves 8 de Diciembre de 2022

Hoy es Jueves 8 de Diciembre de 2022 y son las 06:09 - La producción automotriz retrocedió casi 10% en mayo / La recaudación de impuestos subió 23% interanual en mayo / Cristiano Rattazzi: "No se puede dejar atrasar el dólar" /

12 de julio de 2011

La confesión de Filmus, el enojo de peronistas y gremialistas y el asco del vecino Fito

“Da asco la mitad de Buenos Aires”, escribió el cantante rosarino Fito Páez. Y afincado en estas comarcas, vitupera a “la mitad de los porteños que les gusta tener el bolsillo lleno, a costa de qué, no importa”.

Difícil es calificar a los demás, y mucho más, a los de la misma cuadra, pues el mismo Páez se reconoce como “vecino de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires” y uno se lo ha cruzado por el barrio de Palermo, llevando a pasear a su hijo a sus plazas.

 

Habría que tomar nota que ese barrio pertenece a la comuna 14, en la que Mauricio Macri y María Eugenia Vidal obtuvieron un 54,36 % y el Frente para la Victoria, un 21,37.

 

Situaciones parecidas a las del músico han experimentado durante el largo domingo 10 de julio dirigentes peronistas y sindicalistas con anclaje en el distrito porteño. Pero hacia adentro del FPV, o sea, la fuerza política del kirchnerismo.

 

Y ahora, bajo el dictado riguroso de Cristina, las cosas han empezado a “empiojarse”, pues muchos quienes ya jugaron su suerte con la elección de legisladores y comuneros, no ganan nada con el balotaje.

 

Y no les interesa tampoco, aportar al “piso” que intentan conseguir para el “cristinismo”. Un gremialista que jugó fuerte en la campaña de Daniel Filmus se lamentó: “Nos manejan con el látigo a la hora de las listas y ahora, nos piden que caminemos el territorio, después de que el otro sacó más de 47 puntos”. Eso no sucederá, finalmente, pues no quieren ser usados una vez más, ahora con vistas a las internas del 14 de agostos.

 

“El otro”, o sea, el reelegido Mauricio Macri, se mostró activo -después de la elección y el festejo con pasitos Rod Stewart- y después de dormir dos horas, se mostró amplio, sin injurias ni rencores y hasta aceptó un cruce con Filmus por el canal Telefé, donde hasta aceptó, a priori, debatir con alguien a quien le sacó 20 puntos.

 

Otro asunto es el de la influencia de La Cámpora. Los jóvenes son dueños de una estructura con fuertes nombramientos públicos y nulo trabajo territorial: o sea, mucha caja, buena ubicación en las listas y desconocimiento de los barrios y por ende, cero información sobre cómo llegar a los vecinos.

 

Ahora, la disyuntiva es: ¿abrirse a otros sectores políticos, como prometió Filmus, o la línea Fito Páez de maltratar a los habitantes porteños, también enarbolada por el mismísimo Aníbal Fernández?

 

Daniel Filmus, a poco de subir al escenario de su búnker, decía a sus íntimos que iba a dar “el discurso más difícil de mi vida”. Segundos después, recibía como un cachetazo la entonación de “La Marcha”, impuesta por los jóvenes camporistas en el momento de la derrota y de la necesaria convocatoria a la amplitud, si se pretende conseguir nueve de cada diez votos de los electores que no votaron por ninguna de las dos primeras listas.

 

El gremialista moyanista Julio Piumato castigó vía Twitter la estrategia elegida. Hoy posteó que hay que seguir en el balotaje pero avisó: “La militancia no claudica pero merece ser más escuchada”. Y amplió la dura crítica a los encuestadores oficiales quienes hablaban, previamente, de una "conurbanización de la Ciudad de Buenos Aires”.

 

Mientras tanto, el silencio de la Casa Rosada se ahonda y el teléfono de Filmus no suena, demostración de la vigencia del postulado: “Si se gana, fue triunfo de Cristina; si se pierde, perdió Filmus, como ya le pasó en la elección anterior”.

 

Ahora, muchos recuerdan que el senador nacional llegó a su banca por la minoría, cuando la elección la ganó el ARI de Elisa Carrió, que hizo senadora a María Eugenia Estenssoro.

 

Resta ver si opiniones extemporáneas, que se adjudican la capacidad purista de criticar y denostar a los votantes, como Aníbal Fernández, Horacio González y Fito Páez, ayudarán a sumar voluntades para el balotaje.

 

Habrá que ver también si se pronunciarían del mismo modo sobre estos ciudadanos, a la hora de convocarlos a la compra de sus libros, sus discos o poblar las tribunas de sus escenarios.

Fuente: Clarín /AGP

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!