Miércoles 8 de Diciembre de 2021

Hoy es Miércoles 8 de Diciembre de 2021 y son las 00:30 ULTIMOS TITULOS:

6 de junio de 2011

Junto a la oposición, Pérez Esquivel apuntó al Gobierno por el caso Schoklender

El premio Nobel de la Paz sostuvo que hay "una gran responsabilidad" del Ejecutivo por la falta de controles y auditorías. En la misma línea insistieron hoy Macri y González Fraga, el candidato a vice de Alfonsín.

Mientras el Gobierno sigue tratando de despegarse lo más posible del escándalo por la presunta estafa por la que es investigado el ex apoderado de la Fundación Madres de Plaza de Mayo Sergio Schoklender, el premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel, el jefe de Gobierno porteño, Maurio Macri, y el candidato a vice de Ricardo Alfonsín, Javier González Fraga coincidieron hoy en apuntar a la “gran responsabilidad” que habría tenido el Ejecutivo.

 

Los tres, además, se encargaron de puntualizar que el hecho, al menos por ahora, no tiene por qué manchar a los organismos de derechos humanos, aunque el Nobel de la Paz se ocupó también de recordar la distancia que separa desde hace años al Servicio de Paz y Justicia (SERPAJ), que él preside, de la línea de las Madres de Plaza de Mayo que encabeza Hebe de Bonafini.

 

“Creo que (en las irregularidades por las que es investigado Schoklender) hay una gran responsabilidad del Gobierno, que debe determinar controles, auditorías y rendiciones de cuentas, porque no se habla de monedas sino de millones y millones de pesos”, resaltó Pérez Esquivel en declaraciones a radio La Red.

 

Al mismo tiempo que se ocupó de señalar que la Justicia aún deberá determinar “si hubo malversación de fondos” y de reclamar que se separe este caso particular de la trayectoria de las organizaciones, el dirigente se ocupó además de remarcar la distancia que mantiene con la línea de Madres de Hebe porque, dijo, ese grupo asume "una opción de acción partidaria".

 

“La lucha por los derechos humanos en la Argentina no pertenece sólo a las Madres de Plaza de Mayo sino a muchísimos organismos y a toda la población", dijo el dirigente que en 1980 recibió el premio Nobel de la Paz, que se quejó de que el Gobierno quiera "acotar los derechos humanos a lo que ocurrió de 1976 a 1983" y a un enfoque partidario. "Nosotros –contrastó- trabajamos con pueblos indígenas, el campesinado, los chicos de la calle" con una postura orientada a "la defensa integral de los derechos humanos".

 

Macri, por su parte, cuestionó como “muy desprolijo e inentendible” que “una Fundación que tiene como objetivo defender los derechos humanos se haya transformado en una empresa constructora de un día para el otro”. Que la Fundación de la que Schocklender era apoderado se haya "transformado en meses en la empresa con más viviendas en construcción en la Argentina, no tiene explicación", insistió y cuestionó: "Es más responsabilidad del Gobierno que de la propia Fundación".

 

González Fraga, en tanto, sostuvo que las Madres de Plaza de Mayo son "víctimas" de una estafa en la que, resaltó, hubo "complicidad del Estado" que "conoce esto desde hace muchos años". "Cuando el Estado lleva a (la ex ministra de Economía) Felisa Miceli (a la Fundación) es porque ya veía que las cosas no estaban bien", deslizó en declaraciones a radio El Mundo el economista, que pidió, además, "resguardar el prestigio de las Madres hasta que no se compruebe lo contrario".

 

Fuente: DyN /AGP

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!