30 de mayo de 2011

Caso Belsunce: ordenan una pericia médica a una testigo clave contra Carrascosa

Es la mucama de Guillermo Bártoli. Su testimonio había hecho caer la coartada del viudo de María Marta. Ahora dice que tiene pérdida de memoria y no recuerda bien qué sucedió.

Una de las testigos clave que puso en aprietos al viudo Carlos Carrascosa quedó hoy bajo la lupa, cuando el tribunal que lleva el juicio por el encubrimiento del crimen de María Marta García Belsunce ordenó someterla a un examen médico para ver si puede declarar.

 

Se trata de Catalina Vargas, la mujer que trabajó como mucama en la casa los Bártoli durante dos semanas hasta el día del crimen, el 27 de octubre de 2002.

 

La defensa del acusado Guillermo Bártoli, cuñado de la víctima, la interrogó por un accidente automovilístico que aparentemente la habría hecho perder el conocimiento, luego de que la mujer mostrara alguna falta de memoria en su testimonio.

 

Durante diez minutos, la mujer no pudo recordar ninguna circunstancia especial ocurrida el día del homicidio.

 

Luego de una pregunta de la fiscal que el abogado de Bártoli impugnó por indicativa, la testigo sí recordó que había hecho café a pedido de su jefe porque había una reunión en el living y que María Marta llegó a la casa, entrando por la cocina, luego de jugar al tenis.

 

Además, ratificó sus dichos que en el juicio de 2007, pusieron en aprietos a Carrascosa: que a las 6 de la tarde, según le indicó el "top" de la radio, en el living ya no había nadie, porque ella fue a retirar los pocillos y a sacudir los sillones. Vargas reveló que un rato después llamaron por teléfono y escuchó "a la señora Irene Hurtig gritando 'hay que llamar una ambulancia'". "Sonó el teléfono y dispararon", dijo, aunque, al pedírsele detalles, no pudo precisar quién estaba o había salido de la casa.

 

Lo cierto es que cuando la defensa de Bártoli tomó la palabra la interrogó por un accidente que la hizo perder el conocimiento y que la mujer ni siquiera recuerda cuando había sido.

 

Confirmó entonces que fue arrollada por un auto cuando iba en bicicleta, que se golpeó la cabeza y que aún hoy a veces pierde el conocimiento". Por ello, el abogado Alejandro Novak pidió obviar su testimonio, algo que generó un cruce con la fiscalía.

 

El Ministerio Público reclamó que se lea entonces el testimonio de la mujer en la causa, pero la defensa se opuso al denunciar que el accidente habría ocurrido seis meses antes del crimen de María Marta, pero recién se reveló en 2007, cuando el fiscal Diego Molina pico ya se había alejado del expediente.

 

Ante la polémica, el Tribunal optó por ordenar un examen médico sobre la testigo para saber si puede ser escuchada en el juicio.

Fuente: Clarín /AGP

COMPARTIR:

Comentarios

paidwaydund

Aprendi mucho

Responder a este comentario
Escribir un comentario »