20 de mayo de 2011

Llegaron a Buenos Aires los cuerpos de las víctimas de la tragedia aérea en Río Negro

Fueron trasladados en un avión Hércules de la Fuerza Aérea. De allí serán llevados a la morgue, para proceder a su identificación. El secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi, reiteró hoy que la Junta de Accidentes “no dará información”.

Los cuerpos de las 22 víctimas mortales de la tragedia aérea de Río Negro, entre ellas un bebé de 10 meses, llegaron hoy a Buenos Aires, mientras la Junta de Investigaciones de Accidentes de la Aviación Civil inició averiguaciones para determinar las causas del accidente, que demandarán dos o tres meses.

Alrededor de las 10, vehículos de la Policía Federal y de la Policía de Seguridad Aeroportuaria llegaron a la Morgue, situada en la intersección de Viamonte y Junín, donde los equipos forenses trabajarán sobre los cuerpos para hacer la identificación y poder entregárselos luego a los familiares.

Los restos de los pasajeros y tripulantes de la aeronave de la empresa Sol, que se estrelló el miércoles pasado en la localidad rionegrina de Prahuaniyeu, habían llegado esta mañana a Buenos Aires en un avión Hércules C-130 de la Fuerza Aérea a la base de El Palomar proveniente de la ciudad de Bariloche.

Por su parte, el juez federal de Bariloche, Leónidas Moldes, que interviene en la causa por la caída del Sabb 340 biturbo, admitió hoy que la identificación de las víctimas "no va a ser rápida" y explicó que decidió el traslado de los cuerpos a Buenos Aires porque "no pueden ser identificados" en la zona del accidente.

"Los cuerpos no pueden ser identificados, por eso di intervención a la morgue judicial, hemos establecidos un plan para determinar quiénes son. La tarea no es sencilla ni va a ser rápida", indicó el magistrado, en declaraciones al canal Todo Noticias.

Por su parte, el comisario Juan Ramón Fernández, perteneciente a la localidad rionegrina de Los Menucos, confirmó a la prensa que los peritos encontraron la caja negra del avión que se estrelló la noche del miércoles en el paraje Prahuaniyeu.

Pese a que la compañía aérea dijo que "no hay indicios" de por qué la aeronave matrícula LV-CEJ se cayó en inmediaciones de Prahuaniyeu, fuentes aeronáuticas revelaron que a las 20.37 el piloto pidió descender de 6.200 a 3.700 pies por "engelamiento".

Los mismos voceros indicaron que un avión sanitario reportó que a las 20.48, hora aproximada del siniestro, escuchó por radio el grito "may day, may day" que utilizan los pilotos en situaciones de emergencia extrema.

Sol Líneas aéreas informó hoy en un comunicado que "el vuelo 5428, que cubría la ruta Córdoba-Mendoza-Neuquén- Comodoro Rivadavia, despegó a las 20.08 de Neuquén para cumplir el último tramo con destino a Comodoro Rivadavia. A las 20.50 se estableció la última comunicación notificando que se declaraba en emergencia".

Aproximadamente a esa misma hora un poblador de Prahuaniyeu, un paraje situado a unos 35 kilómetros al sudoeste de la localidad de Los Menucos, dio el alerta a las autoridades tras observar una "bola de fuego" caer del cielo.

La Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) confirmó que dio parte a la Junta de Investigaciones (JIAAC) de Accidentes para determinar las causas del siniestro.

Fuente: Clarín /AGP

COMPARTIR:

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »