19 de mayo de 2011

Tragedia en Río Negro: cayó un avión con 22 personas y no hay sobrevivientes

La nave, de la línea aérea Sol, se estrelló en un campo en Prahuaniyeu, al sur de Bariloche. En el vuelo, que había partido de Neuquén y se dirigía a Comodoro Rivadavia, viajaban 19 pasajeros, dos pilotos y una azafata. Según indicó el director del hospital que envió personal a la zona, "no se encontró ninguna persona con vida".

Un avión con 22 personas cayó esta noche en la provincia de Río Negro. El avión, perteneciente a la compañía Sol, había partido desde Neuquén con destino Comodoro Rivadavia. Según confirmó el médico del hospital de Los Menucos, que envió inmediatamente personal al lugar, "no hay sobrevivientes".


En la nave, un Saab 340 biturbo y con capacidad para 34 personas, viajaban 19 pasajeros, entre ellos un menor, dos pilotos y una azafata. Según fuentes aeronáuticas, los vuelos de Sol en la región sur son utilizados con frecuencia por funcionarios de las poderosas empresas petroleras de la Patagonia.


La caída se produjo cerca de las 22 en el paraje de Prahuaniyeu, a 500 kilómetros de Bariloche y a unos 150 kilómetros de Ingeniero Jacobacci, próximo a Los Menucos.


Según el comunicado oficial de la aerolínea, el vuelo "SOL 5428", "despegó a las 20.08 de la ciudad de Neuquén para cumplir el último tramo con destino a Comodoro Rivadavia". Y "a las 20:50 se estableció la última comunicación notificando que se declaraba en emergencia". Y agrega que "el viaje era de un tramo de 1 hora 50 y la nave tenía combustible para 3 horas 30 minutos".
 

Aparentemente, el piloto habría pedido autorización para descender, ya que habría manifestado un "engelamiento" de la nave, fenómeno con el que se denomina al congelamiento de las gotas de agua que impactan sobre la estructura de un avión. Sin embargo, en el segundo comunicado difundido por Sol, "no hay ningún tipo de información sobre las causas del siniestro".

 

Mabel Yahuar, intendenta de los Menucos, afirmó que se “recibió la denuncia de un vecino que vio caer una bola de fuego del cielo, se confirmó con las autoridades aeronáuticas y se montó un operativo de emergencia”. Pero, como se trata de una zona de difícil acceso terrestre y ante la falta de luz natural, el arribo del personal se hizo complicado. "En la zona no hay señales de teléfonos móviles. Es un paraje desahabitado. Hace mucho frío y las condiciones del rescate fueron difíciles", agregó. Al tiempo que explicó que la policía cercó el lugar, al que también arribaron efectivos de Defensa Civil y bomberos: "Cuando aclare van a hacer el trabajo de identificar a los cuerpos".

 

Desde el hospital de Los Menucos enviaron dos ambulancias al lugar. Y minutos más tarde, Ismael Alí, su director, confirmó que  “no se ha podido encontrar ninguna persona con vida” y que “estaba todo destrozado y quemado”. Además, el doctor señaló que, al parecer, el avión se “estrelló contra la sierra”, en referencia a la meseta de Somuncurá.  Por último, agregó: "Lo único que vi fueron restos del avión carbonizado. Lamentablemente, no hay sobrevivientes”.
 

Fuente: Clarín /AGP

COMPARTIR:

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »