4 de mayo de 2011

Obama dijo que no quiere dar a conocer la foto de Bin Laden muerto

El dilema del mandatario era que si acpetaba las presiones para poner fin a las dudas se arriesgaba a alentar los sentimientos antiestadounidenses. La foto que ilustra esta nota corresponde a un colaborador de Bin Laden muerto en el operativo donde cayó el líder de Al Qaeda.

Los que las vieron, unos pocos elegidos entre los funcionarios de la Casa Blanca y la oposición en el Congreso, dicen que son tres sets diferentes de fotos. El primero muestra el cadáver de Osama bin Laden inmediatamente después de su muerte. Y aseguran que se trata de una imagen "muy cruda" en la que aparece prácticamente destrozada la cara del líder de Al Qaeda. Hay varias otras imágenes de la mujer y la hija de Bin Laden en el momento de la captura. El segundo corresponde al accionar del grupo de elite que llegó hasta la residencia de Abbottabad, a 120 kilómetros de Islamabad, la capital paquistaní. Y el tercero es sobre el traslado del cuerpo de Bin Laden a la base de Bagram, en Afganistán, y desde allí a un barco en el Océano Indico donde fue arrojado al mar.

 

Esa es la descripción de las fotos que todo el mundo quiere ver para terminar con la polémica que se desató sobre si es verdad o no que Osama bin Laden fue muerto por las fuerzas estadounidenses. La presión se sentía fuerte hoy en la televisión estadounidense. Desde los tradicionales programas de la mañana en las tres grandes cadenas, CBS, ABC y NBC, hasta las emisoras de noticias como CNN, se insistía en la importancia de mostrar las evidencias.

 Sin embargo, el presidente Obama no divulgará la foto del cuerpo de Osama Bin Laden, según informaron las cadenas de televisión NBC y CBS. "Obama dijo que no difundirá las fotos tomadas tras su muerte para probar su deceso", publicó la CBS en su sitio de internet, al final de una entrevista que Obama le concedió al programa "60 minutes" y que será difundida el domingo.

En la Casa Blanca, el presidente Barack Obama se había debatido ante un enorme dilema: si difundía las imágenes del cadáver terminaría con las dudas, pero al mismo tiempo esa foto podría alentar los sentimientos antiestadounidenses en todo el mundo islámico y provocar disturbios en varios países.

"Los que creen en las teorías conspirativas verán las fotos y encontrarán 10 razones para creer que es otra persona. No veo qué ganamos al difundir esta foto", comentó a los periodistas al salir de la audiencia.

Fuente: Clarín / AGP

COMPARTIR:

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »