2 de mayo de 2011

Obama: “El mundo es un lugar más seguro tras las muerte de Bin Laden”

El presidente estadounidense volvió a referirse a la muerte del terrorista. Esta madrugada anunció cómo un grupo de élite norteamericano se enfrentó a tiros con el líder de Al Qaeda en una mansión al norte de Pakistán.

A pocas horas de haber anunciado la muerte del terrorista más buscado por Estados Unidos, el presidente norteamericano, Barack Obama, habló nuevamente hoy sobre esta noticia que conmocionó al mundo y aseguró que ahora “el mundo es un lugar más seguro”.

 

Obama también elogió a la gente que se reunió espontáneamente frente a la Casa Blanca y en Nueva York para celebrar la muerte de Bin Laden. Dijo que esos gestos encarnan el verdadero espíritu y el patriotismo de Estados Unidos.

 

El mandatario aprovechó a hablar sobre la captura del terrorista durante la entrega de la medalla al honor de forma póstuma a dos soldados estadounidenses que combatieron en la guerra de Corea.

 

Esta madrugada, de manera inesperada, Obama anunció la muerte del terrorista más buscado: “Estoy en condiciones de anunciar a los estadounidenses y al mundo que Estados Unidos lideró una operación que mató a Osama bin Laden, el líder de Al Qaeda, un terrorista responsable del asesinato de miles de hombres, mujeres y niños inocentes”, declaró el presidente desde la Casa Blanca.

 

El mandatario agregó que él ordenó a las fuerzas armadas de su país lanzar una operación secreta contra un complejo en Pakistán, siguiendo una pista que emergió en agosto pasado y que llevó meses confirmar.

 

Luego de casi diez años de búsqueda infructuosa en Afganistán, Bin Laden fue ubicado en la localidad de Abottabad, en el norte de Pakistán, a unos 60 kms. de Islamabad. Según altos funcionarios estadounidenses que pidieron mantener el anonimato, otras cuatro personas murieron en el operativo. Dos de ellos trabajaban como correos para Bin Laden y otro podría ser un hijo adulto del líder terrorista. Además, murió una mujer que “fue utilizada como escudo por un combatiente varón”.

 

Según estas fuentes, la residencia donde se escondía el terrorista contaba con “extraordinarias medidas físicas” de seguridad: altos muros, espacios interiores amurallados, un acceso restringido por tres puertas de seguridad y muy pocas ventanas. Pero carecía de teléfono y de conexión a Internet.

 

El rastro de Bin Laden fue hallado a través de uno de sus correos personales, de los pocos “en quienes confiaba”. Hace unos cuatro años, los servicios de inteligencia lograron identificar a esta persona y dos años atrás consiguieron “identificar áreas en Pakistán” donde actuaba.

 

Finalmente, en agosto, localizaron la residencia donde ayer fue ultimado Bin Laden y que estaba a nombre de este correo personal.

 

Obama dio la orden de lanzar el operativo el viernes, tras varias reuniones con su equipo de seguridad nacional desde marzo.

 

El equipo estadounidense llegó hasta la residencia de Bin Laden en helicóptero. La operación duró unos 45 minutos.

 

Responsables de inteligencia de Pakistán también confirmaron la muerte de Bin Laden, al que EE.UU. siempre consideró responsable de los ataques del 11 de septiembre de 2001 contra las Torres Gemelas y el Pentágono, que dejaron cerca de 3.000 muertos.

 

Bin Laden escapó de las tropas de EE.UU. en las montañas de Tora Bora, en Afganistán, a fines de ese año, y Washington le puso precio a su cabeza: 25 millones de dólares. Aunque durante años se creyó que estaba en zonas tribales aisladas del noroeste de Pakistán, los servicios de inteligencia estadounidenses le perdieron el rastro.

 

El antecesor de Obama, George W. Bush, quien gobernaba cuando ocurrieron los ataques del 11-S, dijo que felicitó al presidente por la muerte de Bin Laden y que es “una victoria para Estados Unidos”.

 

El ex presidente Bill Clinton aseguró a su vez que este es un momento “profundamente importante” para quienes buscan un “futuro común de paz y libertad”.

 

Pero al júbilo siguió la cautela de las autoridades. El Departamento de Estado emitió enseguida un alerta global de viajes a todos los ciudadanos estadounidenses, advirtiendo sobre un “aumento potencial” de violencia anti-estadounidense”. El alerta continuará en vigencia hasta el 1 de agosto.

Fuente: Clarín / AGP / EFE

COMPARTIR:

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »