Mi nombre es Poldy
El milagro de Singapur: de desastre ambiental a ciudad verde
Hoy es viernes 22 de febrero de 2019 y son las 14:31 hs. ULTIMOS TITULOS: Space Jam 2. Cine, pizza y fútbol: el millonario negocio de la estrella de la NBA / Lobos: denuncian que una adolescente fue drogada y abusada en un cumpleaños / Virginia Gallardo está ayudando a Martita Fort, la hija de Ricardo, con su fiesta de 15 / El emocionante gesto de Juan Martín del Potro después del partido en Delray Beach / Ordenan detener a Luis D Elia en la causa por la toma de una comisaría en 2004 / Boca da vuelta de página y piensa en Defensa y Justicia: las dudas de Alfaro / La incógnita de Palacios: River espera su evolución para saber si será operado / La candidatura de Ritondo, clave del nuevo acuerdo entre Macri y Vidal / Longobardi contra Brancatelli: ?Él milita en un espacio que hizo de la agresión una práctica? / Lele Pons: escuchá "Bloqueo", la canción que presentará en el Venezuela Aid Live / Oscar 2019: ¿Glenn Close cortará su histórica mala suerte el domingo? / Space Jam 2, con LeBron James, ya tiene fecha de estreno / Superliga al día: la recta final al título, la clasificación para las copas y el descenso / Charly García ofrecerá un nuevo show en el Teatro Gran Rex / El Gobierno le aceptó la renuncia a un juez acusado de tener vínculos narcos / Moria Casán explicó por qué no duerme acostada / ¿Romance? Noah Centineo y Lily Collins coquetean en las redes sociales / Los docentes acordaron un aumento del 40% en Santiago del Estero / Los herederos de Michael Jackson demandan a HBO y exigen 100 millones de dólares / Gran Agujero Azul de Belice: los fascinantes hallazgos en el sumidero más grande del mundo /

  SOCIEDAD  30 de abril de 2018
La última "casa embrujada" que fascinó al país
(AGP).- Hace 25 años, una verdadera "guerra de los espíritus" se desató por una humilde vivienda en General Madariaga, donde los habitantes, sus vecinos y hasta el comisario aseguraban que se vivían episodios paranormales.

Por algún motivo difícil de encontrar, fue un debate nacionaldurante una semana. Y nunca más hubo en la Argentina un caso similar, que concentrara la atención del país hasta llegar al principal programa político de la TV. Durante siete días de 1993, hace 25 años, la “casa embrujada” de General Madariaga hizo que el país pusiera alegremente en suspenso su incredulidad.

Un vaso de plástico con una bombilla que cae de la mesa al suelo. En una rigurosa cronología, ese fue el primer paso para la “guerra de los espíritus”, como tituló Clarín por la profusión de parapsicólogos, espiritistas, pastores y chantas de diversa calaña que aparecieron después con la posta de lo que ocurría.

El vaso cayó de la mesa un sábado por la noche, en una casa de Urrutia al 500. Una casilla de chapa tan común como las que la rodeaban, cerca del centro cívico, al lado de una clínica y en la misma manzana que la comisaría de la ciudad.

Ahí vivían tres personas y media: María Ferreyra, por entonces de 68 años; su hija, Julia Ramona, de 36; y su nieto, Julio Nazareno Nahuel, de 10. La media era el otro hijo de María, Ramón, de 35, que trabajaba en el campo y era casi un visitante de paso en el hogar.

Ese sábado, después del vaso que cayó, se apagaron las velas de la casa, que no tenía electricidad. Y arrancó el pandemonio.

Julia relató después: “Los cajones se abrían solos, salían los cubiertos, un cuchillo se clavó acá (mientras señalaba una marca en la pared revocada), los broches estaban adentro de la palangana y salieron volando todos a la vez. Corrimos a la pieza y se destendió la cama, volaron las frazadas, las sábanas y las almohadas. Una mesita de luz empezó a moverse de un lado al otro. Las puertas del ropero se abrieron y la ropa se iba de las perchas y se estrellaba contra la pared contraria”.

La familia en pleno salió corriendo a la comisaría, donde recibió una respuesta algo fría, probablemente lógica, seguramente cruel: risas, básicamente.

Los episodios extraños se repitieron el domingo a la mañana, y el mismo día a la noche. Y en la madrugada del lunes. Para ese momento, había vecinos que corroboraban los sucesos. Se juntaba gente y se esparció la novedad. Hablaron de zapatos y zapatillas que, dejados en la cocina, caminaban solitos y volaban hacia el fondo de la casa. Luego de otros objetos voladores. Y hasta de papas desperdigadas en el terreno que la familia Ferreyra nunca había comprado.

Con la presión popular en aumento, un par de policías se acercaron a la casa. A uno se le cayó un tarro en la cabeza desde la alacena. Entonces fue el comisario, Claudio Mejías, con sus 24 años de servicio a cuestas. Y sintió los fenómenos en carne propia. Puso custodia en la casa, para proteger a los de adentro pero también para contener a los de afuera. Y el juez de Dolores, José Luis Macchi, aún sin el peso descomunal del caso Cabezas encima, debió viajar 100 kilómetros para mirar el lugar.

El caso estalló en todo el país al viejo estilo, sin redes. El comisario Mejías avisó a la Regional IV de Mar del Plata. Allí alguien pasó la historia al diario La Capital. Y de ese diario tomó los datos la agencia Télam para sembrar todo el país de interés por la “casa embrujada”.

Un periodista de Clarín viajó al lugar con el entonces presidente del Centro Argentino de Investigación y Refutación de la Pseudociencia, Enrique Márquez. Cuando llegaron, y el asunto era tema de debate a nivel nacional, los fenómenos ya se habían extinguido. La familia se mostraba esperanzada y lo atribuía a que había rociado la casa con agua bendita y rezado con un rosario, todo provisto por el padre Carlos Silvestre, párroco del lugar.

Entonces, General Madariaga era un caos. Se convirtió de la noche a la mañana en el epicentro de una improvisada cumbre de parapsicólogos, videntes, charlatanes varios y bromistas. Todos intentando explicar qué era lo que había ocurrido.

La primera en aparecer fue Susy López, que jugaba de local. Presentada como quiromántica, psicografóloga y tarotista de General Madariaga, advirtió que se trataba de un fenómeno poltergeist y que a instancias de María Ferreyra había expulsado al espíritu burlón de la casa. No quiso revelar cómo.

Desde otro lado, y blandiendo una Biblia, el pastor evangelista pentecostal Pedro Istillarte pronosticaba que el espíritu iba a regresar “siete veces más fuerte”. Don Pedro, como lo llamaban en el pueblo, metía miedo y decía que la presencia era el mismo Demonio. Recordaba que dos años antes la familia lo había visitado preocupada por visiones extrañas.

María y Julia Ferreyra tenían otra explicación. Para ellas se trataba del abuelo Timoteo, que había muerto un año atrás y no había sido “enterrado como Dios manda”.

¿Llegaron solas a esa conclusión? Claro que no. En la maraña de “turistas” habían aparecido tres parapsicólogos marplatenses. Uno de ellos había apoyado la mano en la cama donde dormía el anciano y había tenido una visión “de un hombre canoso y con una mancha en la mejilla”. Aunque la descripción se ajustaba al 90 por ciento de los ancianos, las dos mujeres dieron la explicación por irrefutable.

Desde el momento en que el malón de curiosos, “expertos” y periodistas se asentó en General Madariaga, sólo dos fenómenos se agregaron a la lista: una mujer narró que había recibido un piedrazo en un brazo sin ver a un agresor y una chica contó que sentía que “algo la había tocado”. Algo es algo.

El caso llegó al principal programa político de la TV de entonces, Hora Clave. Mariano Grondona armó un debate estrafalario donde se juntaron varios de los protagonistas: Susy López, los parapsicólogos marplatenses, Don Pedro y, en soledad en su escepticismo, Márquez. Grondona cerró el debate a su estilo: “¿Se acuerdan de lo que le dijo Hamlet a su amigo Horacio?: Pasan más cosas en el cielo y en la tierra que las que sueña tu filosofía”.

A diferencia de lo que suele ocurrir en otros casos, bastante de luz se hizo el último día de abril sobre la casa embrujada. Fue cuando Mario Carolio, dueño de una rotisería justo en la esquina, consiguió que alguien lo escuchara entre el ruido. Su relato ante la prensa comenzó cuando los policías fueron a la casa de los Ferreyra.

“Era de noche. Llovía y como los Ferreyra no tienen luz eléctrica, la única luz era la de una vela. Todos estábamos asustados. Yo llevé, por las dudas, un crucifijo en el bolsillo. Como en el interior no pasaba nada, la familia aseguró que se debía a nuestra presencia. Así que salimos. De pronto empezaron a caer cosas. No salí corriendo porque la Policía se la aguantó y eso me dio ánimo. Si no, todavía me están buscando”.

Carolio se repuso y se escondió detrás de un árbol del terreno. Desde ahí vio a Julio Nazareno, el nene de la familia, tirando cosas sobre el techo para que cayeran en el frente de la casa. Se lo dijo a los policías, pero por algún motivo, quizás sugestionados por lo que veían, los agentes no le dieron bolilla.

El propio Carolio fue más lejos en su refutación. Frente a la casa de los Ferreyra vivían los Ochoa, una madre con sus once hijos. “Los pibes estaban asustados. Así que decidí demostrarles que era todo mentira. Una noche nos escondimos detrás de un Citroen que estaba estacionado enfrente y comencé a tirar papas al terreno de la casa embrujada. La gente enseguida empezó a decir que un espíritu hacía volar las cosas”.

Después de que Carolio habló, la policía de Madariaga se sumió en un hermético silencio. Las Ferreyra comenzaron a pedir dinero para aparecer en los medios, aunque rechazaron una oferta de Susana Giménez por temores esotéricos. Y el caso se diluyó sin más. El último caso emblemático de “casa embrujada” en el país se evaporó rápidamente y el público volvió a activar su incredulidad. O quizás siguió en suspenso, pero con otro material.

 



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








HOY ES

 
Viernes 22 de Febrero de 2019
 

DOLAR

 
COMPRA
VENTA
38.56
40.56

 
 

ULTIMO PERIODICO

 


DESCARGA GRATUITA

 

LO MAS LEIDO DEL AÑO

 
El misterio del mecánico: una prueba clave complica al único detenido
Desaparece el avión en el que viajaba Emiliano Sala
Emboscada y crimen “Vinimos a entregarnos porque cometimos un asesinato”, la confesión de dos chicos que conmociona a Rosario
Buscan al futbolista argentino Emiliano Sala
 

HORÓSCOPO

 
Libra
LIBRA (del 24 de septiembre al 23 de octubre)

Buscarás revivir viejas etapas que dejaste detrás hace largo tiempo, buscando recuperar el tiempo perdido. Nunca es tarde. No te puedes permitir acceder a cada capricho que pase por la mente de tu pareja. Evalúa lo mejor para el futuro de los dos. Que tus preocupaciones personales no contaminen tu intelecto a la hora de desarrollarte profesionalmente. Busca abstraerte.Sugerencia: No podrás enfrentar cada situación de la vida solamente con tu confianza. Llegarás a una instancia en la que necesitarás de los que te rodean.

 

GUIA TELEFONICA

 

Buscar en General Rodriguez
 

 


Patagonia Rebelde - Periodico - Sitio Oficial - © 2018 - Todos los derechos reservados


RadiosNet